Balagán

Matisyahu y la derechona

La intervención de Matisyahu en el festival Rototom ha estado salpicada por protestas.

Por una parte, el movimiento BDS ha tratado de impedir su participación alegando que el cantante judío americano se ha significado con el ejército y la ocupación israelí.

Matisyahu ha respondido que se ha intentado reprimir sus ideas políticas. Sin embargo, sus ideas políticas han sido condenadas repetidamente por las Naciones Unidas.

Lo más gracioso del embrollo ha sido el alud de editorialistas y analistas que valientemente han salido a romperse el pecho para defender la "libertad de expresión" y el "pluralismo", condenar el "antisemitismo" del BDS y hablar de la Inquisición.

Entre esos valientes había un montón a quienes nunca se les ha visto el pelo a la hora de condenar la ocupación israelí. Han escrito las mismas palabras que han usado el controvertido Congreso Mundial Judío y la Liga Antidifamación, las mismas palabras que también ha usado la derechona israelí.

Ciertamente, puede discutirse la acción de protesta del BDS, puede considerarse más o menos acertada o equivocada. Pero lo que se ha hecho ha sido aprovechar la protesta para cargarse todo el BDS, es decir los diez años que lleva trabajando contra la ocupación.

Desgraciadamente, el BDS es necesario porque los políticos europeos y americanos no hacen nada para que se cumplan las resoluciones internacionales, y esto ocurre, al menos en parte, porque los analistas y editorialistas que estos días están escribiendo contra el "antisemitismo" y la Inquisición con tanto ahínco no hacen lo mismo contra la ocupación.

Suponiendo que el BDS haya cometido un desliz, se trata de algo puntual y no como la ocupación brutal, militar y permanente que ya dura cerca de medio siglo y que ha sido y está siendo trágica para millones de palestinos del interior y de la diáspora.

En España no hay antisemitismo en términos generales, aunque haya un antisemitismo aislado, como ocurre en el resto de Europa y del mundo. En España no se boicotea a Bob Dylan o a Leonard Cohen por ser judíos; al contrario, se les recibe con los brazos abiertos, y esto los editorialistas y analistas no lo han comentado.

Algunos de los principales dirigentes del BDS en Estados Unidos justamente son judíos, y con frecuencia se les puede ver haciendo declaraciones en las cadenas de televisión israelíes. Y una parte de ellos no solo están a favor del boicot específico contra la ocupación sino también del boicot de Israel en general mientras dure la ocupación.

En los editoriales y comentarios que se han publicado estos días la ocupación no existe. Pues bien, la ocupación es la razón del movimiento BDS aunque los editorialistas y los comentaristas lo hayan ignorado deliberadamente.

Y sin embargo, la prensa derechona israelí y la española han aprovechado la ocasión para presentar el movimiento BDS como "una organización violenta", cuando la violencia real se deriva de la ocupación diaria que los líderes occidentales permiten.