Balagán

La verdadera pesadilla de Israel

La verdadera pesadilla de Israel no es Irán, como dice el primer ministro Netanyahu, sino John Lennon, quien pasó a mejor vida hace muchos años pero sus ideas siguen siendo un gran peligro para Israel a día de hoy.

El profesor Zeev Maghen acaba de publicar un libro titulado 'John Lennon y los judíos' donde analiza las ideas del célebre cantante y concluye que su obra más pérfida es la canción 'Imagine'.

Maghen es profesor en la Universidad Bar-Ilan de Tel Aviv, uno de los centros punteros de Israel, una universidad religiosa y nacionalista, quizá la que más, el alma mater de Yigal Amir, el asesino de Yitzhak Rabin. Es un experto en Irán y miembro destacado de uno de los llamados "centros de estudios estratégicos" que pululan por el mundo, el BESA, con toda seguridad uno de los más reaccionarios del planeta, a pesar de la enorme competencia que existe en este asunto.

Pues bien, Maghen ha dejado de lado Irán para arremeter contra John Lennon y su "utopía" de un mundo mejor, sin países, sin fronteras y sin religiones. Naturalmente esto socavaría los dos principios más elementales del sionismo: el nacionalismo y la religión. En consecuencia no es sorprendente que Maghen considere una "pesadilla" la utopía de Lennon.

Dice Maghen que si las ideas de Lennon se hicieran realidad serían una tragedia para el mundo, "una pesadilla no solo para el pueblo judío sino para la humanidad".

Maghen se lamenta de que en el mundo moderno se esté perdiendo el "nacionalismo individual", y menciona como ejemplo el hecho de que desde hace algunos años las canciones que se componen ya no representan a un país, como antes, sino que son globales.

El fondo de la cuestión es el tema de la identidad grupal. En un mundo que claramente tiende a una mayor globalización es natural que las identidades intermedias reaccionen con miedo, y eso es lo que le ocurre los nacionalismos y las religiones, y lo que le ocurre a Maghen.

Las identidades positivas son la individual y la universal, mientras que las identidades intermedias, como las religiones o los nacionalismos, son retrógradas y constituyen la mayor fuerza reaccionaria de nuestros días. Es algo que se puede observar en cualquier parte donde se da alguno de estos fenómenos.

Y no hay ningún lugar donde esto pueda verse con más claridad que Israel, lo que explica los justificados temores del profesor Maghen, quien se encuentra muy a gusto con los sentimientos tribales y lamenta que John Lennon no esté de acuerdo con él.