Opinion · Balagán

Musulmanes en Europa

Los datos acerca de la población musulmana en Europa son difíciles de concretar por distintos motivos.

En Francia, por ejemplo, el país que según los investigadores cuenta con mayor número de seguidores de Mahoma, está prohibido por ley recoger información sobre la raza o la religión de sus ciudadanos.

Una persuasiva investigación del Pew Research Center indica que en 2010 había en ese país 4.704.000 musulmanes. Sin embargo, otras estimaciones más modernas hablan de 6,3 millones en 2013. Y hay proyecciones que todavía son más elevadas.

En cuanto a España, la estimación del Pew Research Center señala que en 2010 había en este país 1.021.000 musulmanes. Pero también hay proyecciones que elevan su número a 1,6 millones.

Es un número significativo que va a seguir creciendo en los próximos años.

Según el Pew Research Center, en todo el continente hay 44 millones de musulmanes, una cifra que es aún superior según otras estimaciones.

La mayoría de los musulmanes, aproximadamente la mitad, viven en algunos países de Europa oriental, pero las poblaciones musulmanas son también muy significativas en los países occidentales.

Las proyecciones de cara al futuro solamente tienen en cuenta a los musulmanes que emigran desde el Norte de África y desde Asia porque la proporción de europeos que se convierte a esa religión es relativamente pequeña.

Sin embargo, el factor de las conversiones puede adquirir más empuje, con lo que la proporción se elevaría significativamente.

En cualquier caso los musulmanes constituyen un segmento considerable de la población europea. Aunque su influencia en la política no se ajusta a esa presencia, las comunidades musulmanes se van organizando poco a poco y esto hará que su participación en la vida social y política sea más visible a medio plazo.

Los musulmanes violentos constituyen apenas una fracción mínima de todos esos millones de musulmanes europeos, aunque sin duda es la fracción más ruidosa y la que genera más noticias en el viejo continente.

Hay estudios que revelan que la mayor parte de las noticias sobre musulmanes que aparecen en los medios de comunicación tienen que ver con la violencia, lo que transmite una imagen distorsionada de la realidad de esas comunidades.