Opinion · Balagán

El actor y el BDS

Itay Tiran, ampliamente considerado como el mejor actor-director de Israel, se marcha a trabajar a Alemania y Austria.

Esta semana ha concedido una entrevista al diario Haaretz en la que dice que está a favor de la campaña BDS.

Iniciada hace más de una década, la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) quiere que Israel salga de los territorios ocupados y para presionar al estado judío lleva a cabo campañas de boicot.

Israel dice que son campañas antisemitas, pero en realidad es la única herramienta que les queda a quienes quieren acabar con la ocupación.

A diferencia de lo que dice Israel, la campañas del BDS no están dirigidas, en general, contra el estado judío, sino contra la ocupación.

Tiran, de 38 años, asegura en la entrevista que el BDS es “perfectamente legítimo” y que cree que una “izquierda normal” debería apoyarlo.

Tiran ya apoyó el boicot contra Ariel, una gran colonia judía del norte de Cisjordania. Transcurridos algunos meses de la campaña contra Ariel, la colonia y el gobierno han acabado ganando la batalla y Ariel cuenta hoy con más apoyos que nunca.

Se pregunta Tiran cuál ha sido el momento en el que Israel se ha convertido en un estado fascista.

Comentando la ley del estado-nación aprobada recientemente por la Kneset, Tiran dice que siempre han existido en Israel unas fuerzas del “subconsciente colectivo” que justifican la aprobación de una ley que muchos, dentro y fuera del país, han calificado de racista.

Arremete contra la derecha, pero también contra el centro izquierda, porque dice que muchos que militan en el centro izquierda en realidad no pertenecen a esa clase política.

Cuando el diario Haaretz le presiona para que diga si “sionismo es igual a racismo”, dice que sí. Y cuando se le pregunta si el “sionismo es igual al colonialismo”, dice que sí.

La visión de Itay Tiran es muy minoritaria en Israel, y la gente que se atreve a expresarla cae en el ostracismo, por eso hay tan pocos israelies que hablan con claridad de la situación en el país.