Opinion · Balagán

Campaña por el príncipe Ahmed bin Abdulaziz

El príncipe saudí disidente Khalid bin Farhan Al Saud vive en Alemania y con frecuencia realiza declaraciones sobre la familia real a la que pertenece y sobre la situación en general en Arabia Saudí.

Esta semana ha hablado con la televisión DW TV para despotricar una vez más contra el rey Salman y su hijo. Considera que Salman es demasiado ambicioso y que no está calificado para ser rey, y que su hijo Mohammad tampoco es la persona idónea para heredar la corona.

Recuerda que el rey Salman tiene muchos hermanos y que algunos de ellos gobernaron antes que él y otros deberían gobernar después. En su opinión, no hay ninguna razón para que Salman escoja a su hijo como sucesor puesto que en la familia real hay otras personas más capacitadas.

Khalid bin Farhan señala directamente al príncipe Ahmed bin Abdulaziz como candidato idóneo para sustituir a Salman, quien no reuniría las condiciones para continuar en el trono, y mucho menos después del caso Khashoggi.

El príncipe Ahmed bin Abdelaziz es el 31 hijo varón del fundador de Arabia Saudí, Abdelaziz, y quizás el príncipe que cuenta con mayor prestigio dentro de la familia real, tanto por su moderación como sus valores éticos, como ha indicado Khalid.

En noviembre pasado Ahmed bin Abdelaziz consiguió huir del país -seguramente gracias a un chivatazo- y refugiarse en Estados Unidos. Horas después empezó la campaña de arrestos de una docena de príncipes, arrestos ordenados por el heredero Mohammad bin Salman.

Ahmed bin Abdulaziz ha manifestado recientemente que la casa real Al Saud no tiene nada que ver con lo que está sucediendo en Arabia Saudí, y que los únicos responsables son el rey Salman y su hijo Mohammad.

Dentro de la familia real hay numerosos príncipes críticos con el monarca y con su hijo, pero al mismo tiempo esos príncipes tienen miedo de que la monarquía se caiga debido a las grandes tensiones existentes en el seno de la familia real.