Opinion · Balagán

Más armas occidentales a los ‘rebeldes’ sirios

Esta semana el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha denunciado que hay “varios países” de la coalición occidental que están entregando armas a los yihadistas del anterior Frente al Nusra (Al Qaeda) que operan en el distrito de Idlib, al norte de Siria.

Erdogan no ha especificado de qué países está hablando pero un día después Moscú ha mencionado por su nombre a uno de esos países: Estados Unidos.

El apoyo de Occidente a los yihadistas que han combatido al presidente Asad durante la larga y destructiva guerra civil no es nuevo ni puede sorprender a nadie.

La guinda la pone este domingo un artículo aparecido en Haaretz y firmado por Daniel J. Levy, quien hace un repaso de lo que hasta ahora se ha publicado sobre la transferencia de armas israelíes a los rebeldes.

Levy comienza diciendo que este mes de enero, poco antes de dejar su posición, el jefe del estado mayor del ejército, el general Gadi Eisenkot, confirmó públicamente que “Israel dio apoyo directo a las facciones rebeldes anti-Asad en los Altos del Golán armándolas”.

Recuerda Levy que hasta estas declaraciones del general Eisenkot, Israel “había insistido en que solo había proveído ayuda humanitaria a civiles” y había rechazado pronunciarse, o lo había negado directamente, sobre la entrega de armas a los yihadistas del Golán.

La entrega de armas israelíes a los “rebeldes” sirios está documentada desde hace años. La agencia de noticias siria SANA ha divulgado en varias ocasiones fotografías de cajas de armas israelíes traspasadas a los “rebeldes”.

En una ocasión esas armas iban dirigidas a los yihadistas del Estado Islámico mucho más allá del Golán.

En la frontera del Golán han estado durante años fuerzas de los yihadistas del Estado Islámico y del Frente al Nusra, que en ningún momento han atacado a Israel. Al contrario, la ONU ha documentado en numerosoas ocasiones contactos directos entre los “rebeldes” yihadistas y el ejército israelí.

Por lo tanto, no puede extrañar que los países occidentales sigan suministrado armas al Frente al Nusra, esta vez en la provincia de Idlib.

Al fin y al cabo, a estas alturas está muy claro cuáles han sido los aliados de Occidente en el conflicto sirio.