Opinion · Balagán

Los palestinos y las elecciones israelíes

Las elecciones israelíes del 9 de abril no tendrán consecuencias significativas para los palestinos. Es seguro que Israel continuará expoliando los territorios ocupados con más asentamientos judíos, así como oprimiendo a la población palestina, militar y civilmente.

La alianza de esta pasada semana entre Benjamín Netanyahu y la extrema derecha racista indica claramente por donde van a ir los tiros. Es más, indica que los tiros van a ser más frecuentes y de mayor calibre si cabe.

La alternativa a Netanyahu no es mejor. La coalición Azul y Blanco, los colores de la bandera israelí, que lidera el exgeneral Benny Gantz, no promete nada bueno, si es que consigue formar una coalición, lo cual parece bastante improbable.

Azul y Blanco es una coalición de derechas, aunque se presenta como de centro. Entre sus cuatro principales líderes, tres son exgenerales. El diario Haaretz dice que en cualquier otro país se le llamaría Junta Militar. En cualquier caso, Netanyahu los acusa de ser de izquierdas.

El panorama no es nada halagüeño para los palestinos. Durante los cuarenta minutos que los cuatro líderes de Azul y Blanco hablaron esta semana en unas alocuciones difundidas por las televisiones israelíes en directo, ninguno de ellos mencionó la cuestión palestina.

Ninguno de los cuatro dirigentes, Benny Gantz, Yair Lapid, Moshe Yaalon y Gabi Ashkenazi, se refirieron al conflicto, ni siquiera de pasada. Naturalmente, es muy difícil que un partido como ese, con esos dirigentes, pueda dar pasos clave para resolver el conflicto.

Está, además, el «acuerdo del siglo» que prepara la administración Trump. Se trata de un plan de paz que el presidente estadounidense debía haber hecho público hace mucho tiempo pero que se ha ido demorando una vez tras otra.

Se dice ahora que el «acuerdo del siglo» se presentará justo después de las elecciones. Pero es seguro que no tendrá nada de imparcial. El acuerdo ha sido negociado al detalle por los americanos con Netanyahu.

El propio Netanyahu ha dicho esta semana que no sacará a ningún colono judío de los territorios ocupados, de manera el «acuerdo del siglo» no pasará de ser otro bluff sin la menor transcencencia.