Opinion · Balagán

Los rabinos y Hitler

Los controvertidos comentarios de un rabino de una colonia judía de la Cisjordania ocupada han provocado una serie de reacciones en Israel.

La polémica surgió el pasado lunes, cuando el Canal 13 de la televisión hebrea, grabó a un grupo de rabinos de la colonia Eli que se dirigían a jóvenes estudiantes israelíes que están a punto de acceder al servicio militar.

Uno de los rabinos, Eliezer Kastiel, dijo: “Sí, somos racistas. Creemos en el racismo, hay razas en el mundo y cualidades genéticas en las naciones”.

Cuando un estudiante le preguntó cómo justificaba esas palabras, Kastiel respondió: “Puedo ver que mis logros son mayores que los de él”.

Otro rabino, Giora Radler, dijo que el Holocausto fue un castigo divino para que el pueblo judío abandonara la diáspora, y que el verdadero Holocausto en nuestros días es “la cultura secular que cree en el hombre. Eso es el Holocausto”.

El rabino continuó diciendo que “Hitler fue la persona más justa que hubo” y que la ideología nazi era verdadera. Hitler tenía razón completamente pero estaba en el lado equivocado, es decir contra los judíos, agregó el rabino.

El miércoles, Jason Greenblatt, enviado especial de Estados Unidos para el conflicto entre israelíes y palestinos, que es un judío ortodoxo, condenó las palabras del grupo de rabinos de Eli que fueron grabados discutiendo las ideas de Hitler y acerca del racismo.

“Esos cometarios de fuera son desagradables y no representan el judaísmo, y yo los condeno. El discurso del odio en todas sus formas es vil y como podemos ver más a menudo conduce a ataques mortíferos. Hemos de combatir todas las formas de odio”, escribió Greenblatt en un tuit.

Poco después, el parlamentario israelí Bezalel Smotrich, del partido nacionalista y religioso La casa judía, replicó a Greenblatt en el mismo medio diciendo: “Tu reciente tuit, y el alinearte con la falsa campaña contra (la escuela religiosa de la colonia de Eli) me ha defraudado profundamente”.

“Lamento que sin ninguna intención te hayas alineado con quienes quieren hacer daño a esta gran institución”, añadió Smotrich refiriéndose a las escuelas rabínicas.

El incidente revela una vez más la situación en muchas escuelas rabínicas de los territorios ocupados, donde el racismo campea a sus anchas, y que están subvencionadas por el gobierno de Benjamín Netanyahu sin ningún tipo de control.

La comunidad internacional, con Europa a la cabeza, prefieren mirar para otro lado aunque se trata de escuelas rabínicas que no tienen nada que envidiar a ciertas madrasas de Paquistán.