Opinion · Balagán

Jerusalén y el BDS

El movimiento internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) que busca la retirada israelí de los territorios palestinos ocupados se ha apuntado este mes una victoria y una derrota.

Por un lado, una aociación europea de médicos, la Red Europea de Evaluación del Servicio de Salud Mental (ENMESH, por sus siglas en inglés) aacaba de anunciar que cancela la conferencia que debería celebrarse en Jerusalén en el verano de 2021.

El mes pasado la ENMESH celebró su conferencia bianual en Lisboa, donde se decidió celebrar el sieguiente congreso en Jerusalén.

Sin embargo, el profesor Mike Slade, de la Universidad de Nottingham, que también es presidente del comité ejecutivo de la ENMESH, ha anunciado dos semanas después que se cancela la conferencia.

Slade ha constadado que la nominación de Jerusalén ha provocado disgusto entre una parte de sus 400 miembros y también ha constatado que la campaña del BDS puede tener repercusiones en la conferencia, y con esos antecedentes considera que es mejor buscar una ciudad alternativa.

La decisión de Slade ha causado de momento dos dimisiones, y es muy posible que el lío que se ha montado tenga más consecuencias.

Por el contrario, Israel se ha apuntado un tanto con el Congreso Internacional de Hispanistas que tiene lugar en la Universidad en Hebrea de Jerusalén entre los días 7 y 12 del corriente mes de julio.

Una parte de la Universidad Hebrea se levanta sobre territorios palestinos ocupados por Israel en la guerra de 1967.

Además, a escritores y profesores invitados, procedentes de todo el mundo, se les aloja en hoteles situados en colonias judías del área de Jerusalén, colonias que son ilegales según la legislación internacional.

El movimiento BDS denuncia que el Congreso Internacional de Hispanistas servirá para lavar la imagen de la ocupación militar israelí de los territorios palestinos, y en especial en Jerusalén.

Los escritores y profesores que han aceptado la invitación están participando en ese lavado de imagen, asegura el movimiento BDS, y difícilmente pueden alegar que desconocen las terribles consecuencian que la ocupación tiene para millones de palestinos en su vida cotidiana.