Balagán

El 'acuerdo del siglo' y la regresión y la desidia europeas

La posición europea ante el anuncio del "acuerdo del siglo" perfectamente puede calificarse de vergonzosa y regresiva.

Tanto París como la Comisión Europea acogieron con satisfacción el plan de Donald Trump y dijeron que conviene estudiarlo detenidamente. Es cierto que también mencionaron las resoluciones de las Naciones Unidas, pero no es menos cierto que lo hicieron de pasada y que su mensaje central fue que el plan estadounidense es positivo.

Ni Francia ni Europa condenaron el robo directo de los derechos de los palestinos y que en la práctica acaba con cualquier clase de esperanza de crear un estado palestino en los territorios ocupados por Israel en la guerra de 1967, que constituyen solo el 22 por ciento de la Palestina histórica. Y eso por no hablar del futuro judío que se asigna a toda Jerusalén.

El plan además recomienda la anexión a Israel de los asentamientos judíos, así como la anexión de por lo menos el 30 por ciento del territorio de Cisjordania, y es tan claro en sus intenciones que sorprende que los europeos no hayan querido ver las flagrantes violaciones de las resoluciones internacionales, así como de las posiciones históricas de la Unión Europea.

¿Qué significa esto? Pues sencillamente que los europeos se doblegan y se someten a la voluntad de Israel y de la administración estadounidense. Por supuesto, nos referimos a los europeos que se han pronunciado y no a la gran mayoría silenciosa que todavía no lo ha hecho, quizá por temor o quizá porque no tienen nada que decir, que aún es más grave.

Ya hace mucho tiempo que los principales mandatarios europeos han dejado de lado el conflicto árabe-israelí. Es verdad que de tanto en tanto sacan algún comunicado, pero son comunicados vacíos, irrelevantes y hasta risibles.

Los mandatarios europeos evitan pronunciarse sobre el conflicto y prefieren dejar que las cosas avancen por su cuenta, es decir tal y como las planifica Israel, o sea expandiendo más y más la ocupación de los territorios palestinos.

La desidia europea es seguramente la principal causa de que las cosas se hayan deteriorado hasta llegar a este punto, y lamentablemente nada indica que esto vaya a cambiar a corto, medio o largo plazo.