Balagán

Los judíos de Biden

J Street es un grupo de presión judío americano que trabaja desde 2007. De orientación liberal, J Street se alinea con el partido demócrata. Sus objetivos declarados son poner fin al conflicto árabe israelí pacíficamente y promocionar un acuerdo diplomático con los palestinos.

La capacidad de presión de J Street, que es muy reducida, se ha puesto esta semana al servicio del candidato demócrata Joe Biden, que en noviembre se enfrentará en las urnas al presidente Donald Trump.

Desde luego, J Street no tiene nada que ver con el AIPAC, el poderoso lobby judío, extremadamente conservador que manipula las desastrosas políticas de EEUU en Oriente Próximo según le interesa al gobierno israelí de turno, ahora en manos de Benjamín Netanyahu.

El AIPAC contribuye de manera destacada a aplastar a los palestinos, fomenta la brutal ocupación militar israelí o sus políticas dañinas de apartheid, y obliga a EEUU a imponer terribles sanciones contra Irán, todo ello siempre en beneficio exclusivo de Israel y mientras la comunidad internacional se lava las manos y mira para otro lado.

El problema con Biden es que ha aceptado el apoyo de J Street pero también quiere contar con el apoyo del AIPAC. Esto constituye un grave error puesto que ponerse al servicio de Israel significa crear más inestabilidad en Oriente Próximo, además de sancionar las innumerables injusticias que promueve el tándem Israel-EEUU.

El presidente de J Street, Jeremy Ben-Ami, ha explicado los motivos que han impulsado a su grupo a apoyar a Biden: "En un momento en que las amenazas a nuestros valores básicos en casa y en el extranjero nunca han sido más graves, en la comunidad (judía) proisraelí y propaz sabemos que el camino para un mejor futuro empezará derrotando a Donald Trump en las urnas".

J Street va a contribuir económicamente a la campaña presidencial de Biden, pero desgraciadamente su influencia en la política americana es residual, de manera que no hay que esperar cambios en la Casa Blanca hacia Oriente Próximo, incluso aunque Biden gane las elecciones.