Balagán

Bélgica y la anexión israelí de los territorios palestinos

El parlamento belga aprobó por unanimidad el viernes una moción que insta al gobierno a imponer sanciones contra Israel si se concreta la anexión de territorios palestinos, tal y como ha anunciado repetidamente el primer ministro Benjamín Netanyahu.

El texto hace un llamado al conjunto de la Unión Europea para imponer sanciones económicas contra Israel en represalia contra la anexión.

La resolución, que se aprobó con 101 votos a favor, 39 abstenciones y ningún voto en contra, pide a la primera ministra belga, Sophie Wilnès, que prepare una "lista eficaz de contramedidas para responder de manera proporcional a cualquier anexión de territorio palestino ocupado".

También pide que Bélgica "juegue un papel activo para formar una coalición de estados miembros de la UE para explorar posibles reacciones" si Israel aplica su soberanía a partes de Cisjordania.

La loable actitud del parlamento belga chocará sin embargo con el funcionamiento de la UE que exige un consenso en lo tocante a política exterior. Lo más probable es que algunos países miembros, como Hungría o Austria, dificulten la adopción de sanciones, pues es necesaria la unanimidad.

También esta semana más de un millar de parlamentarios de toda Europa firmaron una carta de advertencia a Israel contra la anexión de Cisjordania.

Algunos países europeos no descartan reconocer el estado palestino, un paso que dio Suecia por primera vez en 2014, y que se ha debatido en varios países desde entonces.

Aunque los europeos han tenido mucho tiempo para frenar las políticas expansionistas israelíes en los territorios ocupados, sus líderes han preferido dejar que Israel mandara a cientos de miles de colonos judíos a Cisjordania creando una situación que a día de hoy es insostenible.

La solución del conflicto pasa por una actitud enérgica de los líderes europeos, puesto que Israel ya ha demostrado con claridad cuáles son sus intenciones.

El 1 de julio, fecha a partir de la cual la anexión puede iniciarse en cualquier momento, Alemania asume la dirección de la UE. Se trata de un mal augurio puesto que, a causa del Holocausto, los alemanes son rehenes de la clase dirigente israelí.