Balagán

Israel, ¿paz a cambio de prosperidad?

La cascada de países árabes que están normalizando las relaciones con Israel va en aumento.

El último en hacerlo, Marruecos, ha conseguido a cambio que EEUU reconozca la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental, que EEUU incremente la venta de armas a Marruecos y que EEUU invierta algunos miles de millones de dólares en el país.

¿Obtendrá el rey Mohammad VI a cambio de ello más prosperidad para Marruecos a corto, medio y largo plazo?

Bueno, eso está por verse, como han señalado algunos medios árabes.

Está por verse si nos atenemos a lo que ha ocurrido hasta ahora con los países que han firmado acuerdos de paz con Israel y a los que también se les prometió prosperidad.

El primero en hacerlo fue Egipto en 1979. La situación en Egipto a día de hoy difícilmente podría ser más desastrosa en todos los sentidos.

Le siguieron los palestinos con los acuerdos de Oslo de 1993. De todos es sabido que hoy la situación de los palestinos es terrible, que Israel está confiscando sus tierras a un ritmo considerable y que millones de palestinos viven recluidos en bantustanes asistidos económicamente por una comunidad internacional hipócrita liderada por la Unión Europea.

Un año después, en 1994, Jordania firmó la paz con Israel. La situación en Jordania no tiene nada de envidiable a día de hoy y sigue deteriorándose a buen ritmo.

Con estos antecedentes, cabe preguntarse si será distinto con los países que están firmando ahora la paz con Israel.

Todos ellos atraviesan por graves problemas que no se van a resolver de la noche a la mañana. El tiempo dirá si la paz se ha firmado a cambio de prosperidad...

Por otra parte, el veterano analista israelí Amnon Abramovich decía el viernes en el Canal 12 que no sería extraño que en muchas partes se relacionara estas normalizaciones con los Protocolos de los Sabios de Sión, el panfleto antisemita que atribuye a los judíos el control de la política y la economía mundiales.