Una china en el zapato

La montaña entera

En la novela de Kurt Vonnegut, Matadero Cinco, el protagonista es transportado por un platillo volante al planeta Tralfamadore, donde no existe el tiempo lineal sino que pasado, presente y futuro son simultáneos, de manera que las cosas todavía están sucediendo y siempre estarán sucediendo.

     Aún resuenan en mi cabeza las palabras de Francisco Camps tras conocer los resultados de las pasadas elecciones: "El pasado no tiene valor", dijo. Es comprensible que él en concreto quisiera borrón y cuenta nueva -por la ídem que le trae-, pero qué arrogante resulta menospreciar de esa manera lo que ha sucedido. En la obra de Vonnegut los tralfamadorianos disfrutan del privilegio de desplazarse por los distintos tiempos. Sería la diferencia -le explican al terrícola- que habría entre la visión panorámica de una cadena montañosa y las pequeñas porciones de espacio que obtendríamos al mirar por un tubo de dos metros de largo.

     El próximo domingo los diferentes grupos que engloban el movimiento 15M vuelven a convocar una manifestación. Esa movilización, en la que participa gente de distintas generaciones, es una consecuencia de lo ocurrido en los últimos años y también es la apertura hacia algo nuevo. De esta forma suma experiencia e innovación, pasado y futuro. La perspectiva, cuanto más amplia mejor: La montaña entera. "¡Qué pobre memoria es aquella que solo funciona hacia atrás!"–es una cita de Lewis Carroll que se lee estos días en Twitter-.