Monstruos Perfectos

"It's Britney, Bitches"

britneyphotoggoff_468×622.jpg

Con lo tranquilos que estábamos, con lo bien que le iba a Britney desde que le hicieron la última ITV, le dosificaron los cheetos alucinógenos y la dejaron flaca otra vez. Qué lástima. Con lo bien que marchaba todo, hasta ayer.

Hasta ayer, cuando leímos en The Sun que Adnan Ghalib, ese paparazzi chungo que se echó la Spears de novio durante su mala racha, ha confirmado nuestros peores miedos: hay un  vídeo de Britney en pleno coito. Con Ghalib, por supuesto, pues menudo es de profesional el individuo. Una grabación porno de ¡dos horas! –esto explica muchas cosas, Brit, querida– donde la cantante aparece completamente desnuda, lúbrica y luciendo una peluca rosa, prótesis colorista gracias a la cual el documento audiovisual traspasa la frontera de lo puramente pornográfico para convertirse en un nuevo género: el hardcore du coiffure.

Un documento excepcional no apto para espíritus sensibles o alérgicos al pelo artificial que el paparazzi anda tratando de vender al mejor postor y que acabaremos viendo anunciado en las webs para adultos, llegará a nuestros correos electrónicos en forma de correo basura, y nos tendrá entretenidos una temporada. Hasta que, dentro de algunos años, forme parte de una instalación artística junto a los vídeos de Pamela Anderson o Paris Hilton, donde el nombre del autor de la pieza, Adnan Ghalib, será el único que conozcan los visitantes del museo.