Genoveva, en concreto

holagenoveva_blog.jpg

Genoveva Casanova –ex mujer de Cayetano Martínez de Irujo, un hijo de la Duquesa de Alba que era novio de Mar Flores cuando ella se hizo un bonito reportaje en la cama con Lecquio que fue portada del Interviú – protagoniza esta semana en el ¡HOLA! una de las portadas más delirantes desde el reportaje de la boda kabuki de Sara Montiel con su doble de pestañas además de marido cubano.

Genoveva, esa ex mujer, abre la revista con una imagen que bien pudiera ser el resultado de una mala digestión de laxantes que hubiera sufrido el estilista de Mónica Naranjo tras haber visto Titanic por decimocuarta vez. De la portada, ella salta a la página 76 y, a partir de ahí, no para durante 17 memorables páginas de reportaje, plagadas de entrañables estampas tailandesas, trajes de alta costura, mucho templo, mucha calle y mucho aborigen que trata de competir sin éxito con la gran estampa de la exclusiva: Genoveva, apoyada en sendos ¡elefantes! y bajo este glorioso entrecomillado: “Los seres humanos no sabemos, en concreto, lo fuertes que somos hasta que no nos vemos en el trance de tener que serlo”. Conmovedora aseveración y enseñanza vital que me dejó, en concreto, las varices garrapiñadas y los pezones al bies. Estado que se agravó al descubrir que una de las estilistas del reportaje… ¡había estudiado conmigo la carrera! ¡Santo cielo! ¿Qué nos pusieron en los cafés de esa facultad? En fin, besitos, Isabel Ottino.