Opinion · Bulocracia

Y este viernes, eclipse

Siempre que se va a producir un eclipse, promete ser el más maravilloso de la década, del siglo, del milenio… no se dará otro igual en ni se sabe cuántos miles de años y no podemos perdérnoslo. La expectación es máxima, y ya si pilla en viernes y en verano, como el de mañana, que se puede tomar uno algo mientras contempla la Luna, el plan se antoja redondo. Nunca mejor dicho.

Después casi nunca vemos nada, como con las lluvias de perseidas, sobre todo los que usan de mirador la ventana y tienen el aeropuerto enfrente y similares. Aunque peor son los que se desplazan a alguno de esos anunciados “lugares perdidos recomendados para admirar el eclipse” y acaban viendo lo que pueden entre el overbooking y el humo de los porros.

Pero, ¿y lo bien que lo pasamos recreando los eclipses? Porque hablamos más de ellos antes de que se produzcan que después, y especulamos sobre todos sus detalles, sepamos o no algo, lo cual también da pie a que surjan muchos bulos.

Además, lo de los eclipses es parecido a comprobar la Lotería, que miras a ver si se ve bien en tu sitio, como el que busca su número, y nunca toca. Pero parece que el de mañana sí se podrá ver en toda España, península e islas. Se anuncia como el eclipse total de Luna más largo del siglo, con una duración de 1 hora y 43 minutos. Comenzará en nuestro país a las 20:24, aunque será a las 21:30 cuando alcance su máximo apogeo. Entonces la Luna se habrá tornado de color rojo oscuro por completo, aunque antes y después se la podrá ver rojiblanca, que tampoco es mala opción.

Seremos casi igual de pesados

Lo que no va a poder darse son algunas de las patrañas que se han extendido en redes sociales sobre este eclipse, ninguna original, como que no se debe mirar directamente a la Luna “especialmente las embarazadas”, o que vamos a pesar varios kilos menos.

Hace un año se compartieron en redes sociales los clásicos letreros que aseguraban que “debido al eclipse se baja un kilo de peso” o que “con el eclipse todos pesaremos medio kilo menos” o que “este eclipse es la oportunidad de bajar tres kilos en 24 horas”.

Se referían al eclipse de Sol del 21 de agosto de 2017. La NASA aclaró que durante ese eclipse los seres humanos serían más ligeros debido al efecto de una onda gravitacional, pero la cosa se les fue de las manos y ahora hay quien vuelve a mencionarlo. Los que defendían que se adelgazaba medio kilo eran de letras, porque confundieron 480 gramos con los 48 gramos que la Nasa admitía que perdería durante el eclipse una persona de unos 80 kilos. Pero pesar menos no es exclusivo de los eclipses, ocurre siempre que hay Luna nueva.

A esos dos bulos de usar unas gafas adecuadas “especialmente las embarazadas” y de que se reduce peso, hay que añadir otro que se produjo también hace un año que mantenía que el día del eclipse, 21 de agosto, se acababa el mundo. Pero no ocurrió. Espero que lo hayáis notado. Era lunes, eso sí.

En ambos casos se trataba de informaciones falsas que se extendieron durante los días previos a ese eclipse del 21 de agosto, especialmente en México y alrededores. Ya eran bulos en ese eclipse de Sol, así que en éste de Luna…

Como no ha deparado demasiadas fake news propias, para el eclipse de Luna de mañana algunos han optado por aprovechar los bulos de ese otro eclipse de hace un año. Eclipse total de Luna roja es el nombre completo del de este viernes. Suena un poco entre poblado apache y fiesta de macroputiclub, pero ése es su nombre. También Luna de sangre. Podía ser de tomate, pero no, de sangre. Y será el más largo del siglo. ¿Cumplirá esta vez por fin un eclipse sus expectativas? Veremos. O no.