Opinion · Bulocracia

Follar como terapia

Decíamos hace dos entradas que “cuando una noticia comienza con “un estudio afirma” o similar, puede tratarse de cualquier cosa”, verdadera, falsa o cuarto y mitad de cada. Los estudios se utilizan en Internet como respaldo universal, y otra prueba de que bajo el amparo de uno de estos trabajos se puede afirmar cualquier cosa es este título: “Tener sexo 3 veces por semana prolonga la vida en 10 años”.

Ya parecía obvio que tener sexo, malo no podía ser. Al menos el objetivo es lo contrario, que sea gratificante. Esa es la intención. Por eso lo practica la gente. O lo intenta. Pero dotar al tema de este estudio, o estudios, de una bendición terapéutica, le otorga a follar además un carácter saludable: follar como excusa para estar más sanos.

Un viejo estudio viene ahora a confirmar, otra vez, o eso pretende, que tener relaciones sexuales “tres veces por semana” tiene múltiples bondades muy saludables. Como si no fuera evidente. Tuve yo un jefe cuya vida sexual era pública, se le notaba en la cara. Lo malo era cuando no le daba al tema, que también se le notaba, y no solo en la cara. Y no le daba mucho.

Que se es más feliz con una vida sexual plenamente satisfactoria y que repercute en la salud es algo que aparentemente no requiere de estudios para probarlo. Sin embargo existen a montones, aunque la mayoría de los que se ven en Internet son falsos. Como lo que recrea ahora la página de noticias inventadas y medio ciertas 25minutos.

Estudios de lo bueno que es copular tres veces por semana, siempre esa cifra, se llevan viendo en Internet desde hace más de una década, y con interpretaciones variopintas. Presuntos trabajos sobre hábitos sexuales y sus consecuencias, iguales o casi iguales aunque atribuidos a docenas de universidades diferentes: Bristol, Belfast, Harvard…

Hay estudios que dicen que en los análisis para realizar el trabajo solo participaron hombres, muchos, “918 de entre 45 y 49 años”; otros hablan de más gente, “3.500 personas de 30 a 101 años”; estudios de un año de duración, de tres, ¡de diez!.. Estudios que garantizan “diez años más de vida si se tienen tres relaciones sexuales por semana”, o que hacerlo “conduce a alcanzar la felicidad”, o que “nos hace más inteligentes”, o que “la probabilidad de morir es menor”…

Pero ninguno aclara, por ejemplo, cuestiones como si el grado de satisfacción orgásmica repercute también en la salud o basta con cumplir; es decir, si a mayor calidad de esos tres polvos, más vida, más juventud, más inteligencia… O si, por el contrario, pesa más la cantidad y a más sexo, más vida; porque si en lugar de tener relaciones tres veces por semana, se tienen seis, ¿en vez de diez años más se viven veinte más?, ¿se invierte el proceso? Sí se menciona que “en el acto sexual son liberadas una serie de sustancias bioquímicas que favorecen las posibilidades de lograr una vida más larga y saludable”… En todo caso, ante tanta dudosa teoría, la experimentación personal puede ser el mejor estudio. Aunque la conclusión, incido, es que todo esto como apunte terapéutico, pase, pero ya se intuía. Yo, al menos, no conozco a ninguna persona malfollada con aspecto saludable.