Bulocracia

Das más vueltas que la operación Pomelo

"Desmantelada una red que presentaba denuncias falsas por violencia de género para cobrar ayudas públicas".

"Los detenidos ponían en contacto a mujeres inmigrantes que aspiraban a regularizar su situación en España con personas residentes en Almería. Simulaban tener una relación, y a continuación las mujeres denunciaban a sus parejas por violencia de género, obteniendo así la regularización e iniciando la tramitación de una subvención de 400 euros. Se ha detenido a 18 personas como presuntas autoras de los delitos de denuncia falsa y simulación de delito, amenazas, coacciones, falsedad documental y pertenencia a organización criminal".

Así comienza una extensa nota de prensa de la Guardia Civil sobre la denominada operación Pomelo, que se acompaña de abundante material gráfico. Es una nota real, redactada como solo saben hacer las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero auténtica, y numerosos medios la ofrecieron como noticia tras publicarla el Gabinete de Prensa del cuerpo verde, el 6 de noviembre de 2012.

Lo que pasa es que esta noticia gusta mucho en determinados ámbitos. Por eso regresa al mundo cada cierto tiempo y hay quienes se la vuelven a creer con gusto. Además de cuando la hizo pública la Guardia Civil, a finales de 2012, que la mostraron multitud de medios porque era actual, pudo verse en 2015, cuando ya no lo era, por ejemplo gracias a Alerta Digital, que la puso en su página el día 5 de abril.

Casi un año después, el 8 de marzo de 2016 se hizo eco de ella lainformacion.com y el 21 de diciembre de ese mismo año, siete meses más tarde, la difundió Libertad Digital. La misma noticia de la misma nota de la Benemérita, exactamente igual. Las ganas de publicarla fueron en todos los casos más fuertes que la intención de fijarse en la fecha.

Y ha regresado. Doy fe de que esa nota de prensa vuelve a compartirse ahora y desde hace unas semanas por whatsapp y demás redes sociales. Bueno, doy fe yo o el periodista Antonio Burgos, que se la creyó el pasado 14 de enero y tuiteó el asunto con un enlace a la manida nota de prensa de la Guardia Civil, la de siempre, la de antaño.

Además, una cosa son las notas de prensa de la Guardia Civil, que es de donde parte esta noticia de 2012, y su peculiar jerga, y otra cosa son las comunicaciones de algunas de las asociaciones de la veintena que tiene el cuerpo y no digamos sus círculos de allegados, donde las opiniones se radicalizan sobremanera y la "jerga" se dispara.

De esos círculos próximos a las asociaciones de la Guardia Civil y universos paralelos, de esas "fuentes cercanas a" tan entusiastas, parte de vez en cuando otra vez esa nota de prensa vieja, que les embelesa por lo que trata y que lleva dando vueltas ya va para siete años sobre todo a través de mensajes de móvil, pero también en distintas redes sociales, y que algunos medios vuelven a recoger. Y cada vez que ocurre, distintos foros de la Red y los internautas crédulos hacen el resto.