Opinion · Bulocracia

Hay más fotos de leopardos negros

Las imágenes del presunto primer leopardo de color negro fotografiado en cien años están dando la vuelta al mundo desde hace unas semanas gracias al fotógrafo británico Will Burrand-Lucas, que a sus 35 años ha conseguido hacerlas en el Parque Natural de Laikipia, en Kenia, y las ha compartido en sus redes.

Las fotografías han sido reproducidas por cientos de medios de todo el planeta y han inundado Internet porque las difundió inicialmente la agencia de noticias AFP, que tiene su prestigio y miles de abonados. Incluso publicaciones especializadas, como National Geographic o Muy Interesante han ofrecido esta noticia que dice que es la primera vez en un siglo que se logra fotografiar en África, en «alta calidad», a un leopardo negro. En este caso, a una joven leoparda.

Los leopardos negros africanos son de la misma especie que los leopardos claros con manchas, negras pero con una mutación genética llamada melanismo, un exceso de pigmentación, que viene a ser lo contrario al albinismo.

La cifra de cien años que se cita, de todas formas, no es redonda, porque National Geographic confirma que «la última vez que se tomó una fotografía de este animal en África fue en 1909 en Etiopía» y eso son 110 años. «Hasta donde sé, éstas son las primeras fotografías de alta calidad de un leopardo melánico salvaje que se hayan tomado en África», comentaba Burrand-Lucas.

Pero resulta que no es cierto. Tampoco es fácil fotografiar a un leopardo negro, pero hay otras instantáneas, como las de la reportera gráfica de Daily Nation Phoebe Okall, que retrató a un leopardo negro en una reserva africana en 2013 y también pueden considerarse de «alta calidad». El matiz es importante, porque tras difundirse las fotos de la leoparda negra de Will  Burrand-Lucas, muchos kenianos, y africanos en general, han desmentido igualmente que no haya más fotos en el último siglo y muestran otras, por ejemplo unas de 2010 en Kirinyaga.

Incluye la noticia, además, que los leopardos negros africanos son «raros», «poco habituales», «casi imposibles de ver» y eso es algo que hace mucha gracia a los kenianos, que en sus redes aseguran que estos felinos «han sido fotografiados muchas veces en Kenia». Y es que tras la publicación en masa de esta noticia, desde distintos lugares de África se han documentado muchos otros avistamientos de leopardos negros, no todos de «alta calidad», inmortalizados por fotógrafos menos populares que el británico Burrand-Lucas.

«Esta pantera negra y sus familiares han sido vistos y fotografiados muchas veces en Kenia. ¿Por qué hay gente diciendo que es la primera vez que ha ocurrido en un siglo? ¿Nos estamos perdiendo algo?», se pregunta una tuitera keniana. «Si un leopardo negro es fotografiado pero no por una persona blanca, ¿realmente existe?», afirma otro. Y el tuit más irónico: «Un extranjero haciendo fotos es algo que los leopardos negros de Laikipia no habían visto desde hace cien años».

Así que Burrand-Lucas ha reculado: «No digo que éstas sean las primeras fotos hechas a un leopardo negro en África. Creo que son las primeras de alta calidad logradas con cámaras trampa sobre el terreno que disparan automáticamente». Y también lo ha hecho National Geographic, que ha mencionado luego otra foto de 2007.

Los kenianos lamentan sobre todo que las fotos de un británico tengan más repercusión que las suyas. Y no les falta razón. Así que han inundado las redes con sus comentarios al respecto y han aportado sus fotos de leopardos negros.