Bulocracia

El corte de pelo de Pablo Iglesias

A Pablo Iglesias le han cortado el pelo y ha sido en Venezuela. Mientras veía este miércoles en la tele cómo entraba en la Audiencia Nacional, con su coleta, para declarar como perjudicado por el robo de datos por parte del excomisario Villarejo, me encontraba en Facebook un notición que afirma que el líder de Podemos "se corta el pelo para demostrar que no es de extrema izquierda".

Hubiera sido lo más comentado en la Audiencia Nacional de ser cierto, y no los asuntos de Villarejo, que está en todos los casos de espionaje. Pero no, de momento Iglesias no se ha cortado el pelo y se lleva más, otra vez, comentar lo descuidada que tiene la coleta en sus mítines, como ya propuso El Mundo en 2017, cuando recurrió incluso al peluquero Alberto Cerdán para justificarlo.

El enlace de FB de ahora conduce a una noticia, obviamente falsa, que publica sin fecha una web venezolana llamada Un Mundo Triangular, donde todas las noticias son de este palo, pues se trata de una página satírica:

"El líder del partido Podemos de España, Pablo Iglesias, sorprendió a los medios de su país la mañana de hoy al convocar una rueda de prensa con un nuevo look en su cabello, el cual según explicó se lo realizó para demostrarle al pueblo español que no es de extrema izquierda y que España bajo su mando "no quedará como Venezuela"".

Una "rueda de prensa" para este asunto, nada menos. La verdad es que con el corte de pelo que le han hecho con Photoshop a Pablo Iglesias en Venezuela, recuerda un poco a Echenique. Se ve que la proximidad de las elecciones, de muchas, ha traído la noticia a los facebooks de España para amenizar la campaña electoral.

Tampoco es la primera vez que a Pablo Iglesias le cortan la coleta. Lo hizo El Español en marzo de 2017, un mes después de que El Mundo se preocupara por su frondosidad. Otros, como Vozpopuli, solo se han preguntado "¿qué pasaría si Pablo Iglesias se cortara la coleta?".

La respuesta es presumible: no pasaría nada, aunque al principio se haría raro. El propio Iglesias ha dicho alguna vez que no descarta cortarse la coleta, y eso que ahora en determinados panoramas políticos parece que las coletas gustan. Las de los toreros.

El Partido Popular y Vox se han llevado el ruedo a sus listas. Los de Casado han fichado a Miguel Abellán como número doce por Madrid o a Salvador Vega, incluido en el último lugar de la lista por Málaga. Los de Abascal cuentan con Serafín Marín como número tres por Barcelona, Daniel Ollora Moreno, El Dani, para el Senado o el banderillero Pablo Ciprés, que se presenta por Huesca.

Así que tampoco tendría sentido que Pablo Iglesias se cortara el pelo "para demostrar que no es de extrema izquierda", porque anda que no hay gente que no se ha cortado la coleta en la extrema derecha.