Opinion · Bulocracia

El rescate de la virgen de Notre Dame

Desde que la catedral de Notre Dame de París comenzara a arder este lunes, se han sucedido en Internet diferentes teorías conspiratorias que hablan de una «gran acción islamista», de la «herejía de unos fanáticos» o de un «atentado encubierto por parte de radicales musulmanes». Y una vez que el incendio quedó sofocado, también han surgido otros bulos, como la foto de una persona con chilaba en las inmediaciones de la catedral «minutos antes de iniciarse el fuego», la imagen de «un joven terrorista vinculado al incendio» que es el youtuber Auronplay, varios terroristas detenidos o identificados y demás desinformaciones.

Hay dónde elegir, pero entre todos esos asuntos sin fundamento sobre las llamas en el templo parisino, me quedo con una fotografía fantástica de un busto de «la virgen de Notre Dame» siendo rescatado después del incendio.

La página Somatemps, cuyo lema es «catalanitat és hispanitat», ha publicado esa foto y la ha atribuido a Notre Dame este lunes, cuando resulta que se trata de una imagen difundida por la agencia Reuters hace diez años, tras el terremoto que se registró en la ciudad de L’Aquila y en buena parte de la región de Abruzos, en Italia.

Esta web que quiere engañar a su público con teorías conspiratorias de toda índole va de catalana e hispanista con un dominio «.me», de Montenegro, pero realmente son unos personajes más allá de la derecha que mienten más que hablan, y mira que hablan en su canal de YouTube.

En su colección de patrañas habituales ahora incluyen esta de una virgen bajo el título «La imagen Bella: los bomberos salvan la virgen de Notre-Dame», que acompañan con este texto:

«Tras la tragedia, una hermosa imagen de los bomberos salvando la imagen de Nuestra Señora sita en la Catedral de París durante el incendio de ayer. La Imagen tiene algo de sublime y de esperanza, entre la tristeza de ver cómo un símbolo de la Cristiandad ha caído».

Lo que es triste de verdad es que existan páginas como Somatemps, que mienten descaradamente y además adornan sus patrañas con verdaderas gilipolleces.

Ese busto retratado de manera magistral por el fotógrafo Max Rossi estaba en una iglesia de Paganica, cerca de L’Aquila, y fue rescatado por los bomberos tras el terremoto de magnitud 6,7 del 6 de abril de 2009 en el centro de Italia, que dejó 308 muertos, más de 1.500 heridos y a unas cincuenta mil personas sin hogar. Nada que ver con la catedral de Notre Dame y su incendio.