Opinion · Bulocracia

Regalo millonario de la Fundación Vila Casas

«Hola. Usted ha emergido el beneficiario de US$1,250,000 en la Fundación Vila Casas. Para más información contáctenos vía correo electrónico: information@fundaciovilacasasintl.com».

Cuando uno recibe un email así de rotundo, lo aconsejable es ignorarlo y echarlo a la basura por razones aparentemente obvias, aunque este asunto admite un paso más sin que tenga consecuencias, que es responder al correo eléctrónico. No debe hacerse, porque para qué, pero si se hace, se consigue a cambio otro email en el que se citan ya los pormenores del timo, que son altamente descriptivos.

Este otro correo eléctrónico de vuelta supuestamente lo manda la «Fundación Antoni Vila Casas. Centro de estados unidos. PROGRAMA DE DONACIONES 2019-2020″ y su «Presidente: Antoni Vila Casas», y de primeras da la enhorabuena por seguir adelante con el fraude que plantean: «Felicitaciones, con mucho gusto le anunciamos que es elegible para recibir una subvención de 1,250,000.00 dólares estadounidenses que le brinda la «Fundación Antoni Vila Casas». alivio. Nosotros, los funcionarios de la Asociación Internacional de Concientización de la Fundación Antoni Vila Casas, los felicitamos por su éxito. Usted se convirtió en un ganador de estas subvenciones a través de un proceso aleatorio de Internet emitido por los principales buscadores de todo el mundo».

¿»Alivio»? Cómo se expresan también es importante para detectar, por si no había quedado ya claro, que esto más falso que un billete de 7 euros. Pero el asunto acaba convirtiéndose en una chapa importante. Primero dicen quiénes presuntamente son en «la Fundación Antoni Vila Casas» para después hablar de que te enviarán «una copia impresa de su Carta de aprobación de pago y el certificado de propiedad a nuestro banco pagador para que le entreguemos su subvención». «Hemos enviado toda la información requerida al centro de pago para la liberación inmediata de su subvención (1,250,000.00 dólares estadounidenses) a usted».

Te van a mandar: «Certificado avalado por la Fundación Antoni Vila Casas, cheque certificado por valor de 1,250,000.00 dólares estadounidenses, certificado claro de origen de los fondos (certificado por el Fondo Monetario Internacional)» y «Carta de declaración jurada del Tribunal Judicial de la Corona (debidamente firmada por el abogado legal)». Después hay que ponerse en contacto con «TrustHoldings Financial Corporation (USA Bank)» por correo electrónico: anderson.donald@trustholdingsfinancialcorp.com», para «la liberación de su subvención». Esta entidad no existe, pero se cita que su sede está en «Camelback Rd. # 155 Phoenix, AZ 85016» y que el «Sr. Anderson Donald» ya se encarga de todo.

Y así siguen aportando ‘datos’ para tratar de darle credibilidad a un timo inspirado en las míticas cartas nigerianas, de las que hemos hablado otras veces. Una de las características más evidentes de este tipo de fraudes por email es que al final de un relato insufrible siempre acaban pidiendo tu «nombre completo», «género», «fecha de nacimiento», «teléfono», «correo electrónico», «dirección de contacto» y «ocupación»; señal inequivoca de que no tienen ni puñetera idea de quién eres, aunque antes hayan reservado para ti «1,250,000.00 dólares estadounidenses». Pero si cuela, cuela. Lo que quieren son datos para poder acceder a cuentas bancarias.

Todo esto lo ‘avala’, en nombre de la «Fundación Antoni Vila Casas», la «Sra. Stafford Tamera, director de la donación», parecido a Tamara Stafford, que es una actriz estadounidense.

Arte contemporáneo catalán

La Fundació o Fundación Vila Casas, la de verdad, es una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a promocionar el arte contemporáneo catalán producido desde los años sesenta hasta ahora y la investigación sociosanitaria. La fundó en 1986 un hombre cuyo patrimonio actual está cifrado en unos «230 millones de euros», Antoni Vila Casas. La Fundación tiene su sede en el edificio modernista Casa Felip, en el Ensanche de Barcelona, y cuenta además con cinco museos. No se han molestado en responder a Bulocracia sobre este correo fraudulento, pero tampoco importa para poder afirmar con rotundidad que conduce a un timo que no tiene que ver con la Fundació Vila Casas genuina.

Este tipo de intentos de estafa por correo electrónico son ya legendarios y siempre incluyen un premio y una larga historia como patrones para requerir datos en nombre de una prestigiosa entidad a la que suplantan. Parece que no se erradican con los años, al contrario, van a más, aunque identificarlos es tan fácil como fijarse en la URL del remitente, que suele ser parecida a la original, o no, pero lógicamente nunca la auténtica. No creerse que hay entidades que regalan enormes cantidades de dinero por email también ayuda bastante.