Opinion · Bulocracia

No es un «barco de emigrantes italianos»

Este bulo presente ahora en las redes sociales no es nuevo, pero se ha popularizado otra vez con la percha de la política contra los migrantes del Gobierno de Italia, y con afán de recordarle a Salvini y compañía que en otros tiempos también los italianos emigraron en masa.

Así que, al igual que el año pasado por estas fechas, ahí está la foto que afirma que los que abarrotan ese barco son «emigrantes italianos» entrando en Nueva York.

Millones de italianos emigraron a América, de Sur a Norte, desde finales del siglo XIX, y en grandes oleadas tras la Segunda Guerra Mundial. Pero los protagonistas de la foto no son italianos, sino soldados estadounidenses que vuelven a casa tras finalizar la guerra a bordo del Queen Mary, como confirma la Sociedad Histórica de Nueva York, propietaria de esta imagen que fue tomada desde el puerto neoyorquino el 5 de mayo de 1945.

La instantánea con el comentario que dice que las miles de personas que hay en la embarcación son italianos lleva al menos seis años en las redes sociales con ese mismo argumento, aunque fue hace un año y ahora de nuevo cuando más se la ha visto. Además de en castellano, hay versiones en otros idiomas, como el portugués o el propio italiano.

Esta sí es real

La que sí es auténtica y algunos piensan que no, es esa foto de emigrantes canarios llegados a Venezuela en una pequeña embarcación tras el final de la Guerra Civil en España.

Hasta doce mil canarios, la mayoría campesinos de escasos recursos, emprendieron viaje a Venezuela desde finales de los años cuarenta, casi todos a bordo de los denominados barcos fantasma, pesqueros que transportaban en sus bodegas a personas pobres que previamente se habían deshecho de todo lo que tenían para pagar cifras astronómicas por ir de manera ilegal a Venezuela.

La imagen lleva años dando la vuelta al mundo. El barco de la foto es el Elvira y la noticia no es un bulo. El velero partió de Las Palmas en 1949 con un centenar de canarios en busca de algo mejor en Venezuela. Ahora ocurre al revés y muchos de los hijos de esos canarios emigrados buscan algo mejor en la tierra de sus padres.