Opinion · Bulocracia

Listeriosis a la catalana

El brote de listeriosis procedente de la carne mechada La Mechá ha propiciado un nuevo bulo anticatalán, porque para algunos las desgracias si salen de Catalunya, mejor. Esta noticia falsa ha partido de Twitter, pero rápidamente se ha hecho fuerte en WhatsApp, donde otros también han modificado a su gusto el mensaje original: «No se dice nada de que la procedencia de la carne mechada es catalana, concretamente el fabricante es de la provincia de Gerona. Pásalo».

Con seguir los informativos, en el medio que sea, cualquiera que tenga dos dedos de frente sabrá que el brote de listeriosis no tiene nada que ver con Catalunya, sino que se inició muy lejos de allí, en Sevilla. Ya lo confirmó la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, mencionando que «el origen del brote está en fábrica», y ésta está ubicada en la calle Pino Silvestre del polígono industrial El Pino, en Sevilla, a más de mil kilómetros de Girona.

La empresa hispalense Magrudis S.L., incluida en el Registro Mercantil el 1 de agosto de 2013, es la fabricante del producto cárnico contaminado y fue en el laboratorio Lanutec, también de Sevilla, donde se analizó la carne. Allí se confirmó la presencia en la propia fábrica de bacterias Listeria monocytogenes, que causan la listeriosis, concretamente en las máquinas mechadoras. Así que todo alimento que pasara por ellas, al margen de su origen, presumiblemente acabaría contaminado.

Esta falsa alerta sobre ‘listeria catalana’ y no ‘andaluza’ proviene de una cuenta de Twitter que ya no existe, pero que antes de desaparecer era propiedad de @margui1953, aparentemente una mujer, que se consideraba a sí misma «leonesa de nacimiento, vallisoletana de adopción y española hasta las trancas».

Ay, las trancas. Actuar movido por las trancas se ve que lleva a estas cosas. Las trancas han conducido a alguien a inventarse un bulo para culpar a Girona y Catalunya de un brote de listeriosis originado en Sevilla. Con eso se conforman algunos, lo que pasa es que esas trancas se han convertido en retrancas en las redes porque otros también querían creerse el bulo y compartirlo.

Si el brote de listeriosis hubiera partido de Catalunya, ¿sería más grave o algo? No sabemos. Más allá de su burdo anticatalanismo, ni tirando de las trancas se le encuentra mucho sentido a este asunto.