Opinion · Bulocracia

Por qué tratan de timarnos con inversiones en bitcoins

La lista de personajes populares que supuestamente respaldan invertir en bitcoins es cada vez más larga y más falsa. El asunto lleva tiempo entre nosotros y ahí sigue, no deja de verse en Internet a través de todo tipo de reclamos, también en redes sociales que aseguran que luchan contra estas cosas, como Facebook.

Para tratar de conseguir nuevos ‘inversores’, los artífices de estos timos de los bitcoins se han servido ya de Amancio Ortega, Rafa Nadal, Shakira, Alejandro Sanz, David Bisbal y muchos otros. También les gustan los presentadores de televisión y últimamente han ampliado su nómina con Risto Mejide y Joaquín Prat, ambos supuestamente entrevistados por Pablo Motos en su programa de televisión por ser entusiastas de las inversiones en bitcoins.

Sería el diario El Mundo quien habría reseñado tanto la entrevista falsa a Mejide como la de Prat, ambas en El Hormiguero, aunque además las respaldarían otros medios o al menos ahí figuran sus cabeceras bajo el título de la fake news: «El Correo, Levante, dm, ABC, El País». Obviamente si uno va a las webs de estos o a la de El Hormiguero, ahí no están las entrevistas, ni en Antena 3 ni en Mediaset. Nunca fueron realizadas.

Estos personajes conocidos mencionan en sus amplias entrevistas falsas cómo puede «cualquiera» hacerse rico invirtiendo en bitcoins, «en solo tres o cuatro meses», y otros ‘expertos’ también suplantados garantizan igualmente las virtudes de este negocio. La impresión que ofrecen, o eso quieren, es que esto lo avala todo el mundo y el raro eres tú, que te lo estás perdiendo porque no eres moderno. También ponen a los bancos de malos que silencian estas cosas y no reconocen los bitcoins, y los bancos de por sí no caen bien, así que eso ayuda.

Así funciona

El timo de ‘invertir’ comienza por acceder a una web y facilitar datos personales, desde el número del DNI al de la cuenta bancaria. Ahí ya estás perdido, porque pueden usar tus datos a demanda y lo harán, y además con tu consentimiento, que lo has dado y no lo sabes. Después llegarán las ‘inversiones’ cuantificadas en dinero contante y sonante que no se recupera y el asunto nunca acabará a no ser que sea la propia víctima quien lo haga cortando por completo la comunicación, avisando al banco y denunciando.

Joaquín Prat ha denunciado públicamente que no tiene nada que ver con este asunto.

Algunos no denuncian, otros lo hacen y no logran recuperar nada, pero al menos cortan la sangría en ‘inversiones’. En cualquier caso, debe hacerse. Aunque ante esto lo mejor sin duda es no llegar a picar y eso se logra no facilitando nunca datos personales, especialmente a webs de dudosa calaña que, por otra parte, se reconocen fácilmente a través de sus URL. Las de estas entrevistas falsas a Mejide y Prat en El Hormiguero presuntamente recogidas por El Mundo se ve claramente que no son de elmundo.es

Qué es un bitcoin

La verdad es que no es fácil definir bitcoin. Es una criptomoneda, un sistema de pago basado en una tecnología de «cadena de bloques» que no respalda ningún gobierno ni banco del mundo y que al parecer creó alguien que permanece en el anonimato pero al que se conoce como Satoshi Nakamoto. Es un sistema de contabilidad con múltiples ventajas que permite transacciones seguras y cristalinas, esa es la idea.

El pasado mes de julio el Tribunal Supremo consideró que «un bitcoin no es dinero, sino un mero activo inmaterial de intercambio que no tiene la consideración legal del dinero». Así figuraba en una sentencia en la que avalaba que un empresario condenado a dos años de prisión por un delito continuado de estafa en la gestión de los bitcoins de sus clientes debiera indemnizarles con «el dinero en euros que, por el engaño inherente a la estafa», le habían entregado para invertir en ese tipo de activos, más una compensación por los daños y perjuicios causados.

Para el Supremo, esta criptomoneda es «un activo patrimonial inmaterial, en forma de unidad de cuenta definida mediante la tecnología informática y criptográfica denominada bitcoin, cuyo valor es el que cada unidad de cuenta o su porción alcance por el concierto de la oferta y la demanda en la venta que de estas unidades se realiza a través de las plataformas de trading Bitcoin».

El TS se ha aventurado a hacerlo, pero ya decía yo que no era fácil definir bitcoin. De primeras, tampoco parece fácil gestionarlos, de ahí que muchos traten de ‘explicando’ a su antojo para hacer caja a costa de sus incautos inversores.