Opinion · Bulocracia

Sí, ha vuelto la «carta oberta de Julia Otero»

Si añadimos el nombre de este bulo a la frase «eres más viejo que», no desentona nada a estas alturas: «Eres más viejo que la ‘carta oberta de Julia Otero'». Desde que surgiera hace siete años, ha regresado muchas veces, casi siempre en septiembre, octubre o noviembre, y eso que por entonces la carta fue ampliamente desmentida después de que lo hiciera la propia periodista:

«YO NO HE ESCRITO UNA «Carta abierta a los ciudadanos» que circula de forma viral en las redes, sobre el tema España-Cataluña».

Volvió en 2014 y de nuevo fue desmentida; también en 2017, con nueva mención de Otero en un tuit:

«¡Efectivamente! Si alguien os envía una carta firmada por mí sobre el tema CAT es FALSA. NO ES MÍA».

Así que no sé si es sorprendente ya que de nuevo esté ahora en Facebook, esa red social que presume de combatir las fake news, la «carta oberta» esta, y que se siga compartiendo como cierta. Pensaba que debían quedar pocos que no supieran que estas impresiones de Julia Otero sobre Catalunya plasmadas en una carta abierta no son obra de ella. Ni en 2012 ni ahora, que además de ser falsa está ya desfasada.

«CARTA OBERTA DE JULIA OTERO
Vamos a ver…
Todos los que me conocéis bien, sabéis que me siento gallega hasta la médula pese a haber nacido en Catalunya.
El sentirme gallega nada tiene que ver con la región delimitada en un mapa. Tiene que ver con una lengua, una música, unas costumbres, una historia, etc. En definitiva una IDENTIDAD.
Galicia, amigos, tiene una historia y no siempre estuvo gobernada por Franco o Fraga.
Pero nací y vivo en Catalunya, tierra donde he crecido, aprendido, amado, reído, llorado, trabajado… Y una parte de mi corazoncito se siente catalán. Por eso cada vez que leo o escucho comentarios como que en la escuela se nos “CATALANIZA” o se nos educa en la “SEPARACIÓN”, la sangre me hierve.
Pero más me hierve aún como estudiante y amante de la Historia (en general, no sólo de Catalunya) cuando oigo a altos cargos del PP dar patadas a cientos de años de historia».

Tampoco es que sea una carta en exceso escandalosa, aunque algo se posiciona. Es una arenga galaico-catalana que acaba dándole al PP.

Pero es un bulo. Y además es viejo… Si los bulos fueran como los perros, que cumplen siete años al año, la «carta oberta de Julia Otero» tendría ya 49.