Bulocracia

Gurús de la patraña online

Hay personajes que se pasan el día entero en las redes aleccionando a sus fieles, que lo son porque se lo creen todo y porque el personaje en cuestión dice al cuadrado lo que quieren oír, o leer. Son gurús de la desinformación, de la patraña online, y ya estaban ahí soltando sus miserias falsas al mundo mucho antes de que se impusiera el estado de alarma, aunque ahora tienen más tiempo y están haciendo su agosto. Les encumbran, además, los ignorantes que les siguen y les ríen las tontadas, ya que gracias a ellos los desinformadores se ven cada vez con más fuerzas para seguir mintiendo porque les funciona.

Es el caso del propietario de una cuenta de Facebook que cuesta creer que no la hayan eliminado ya. Ahí sigue. Para su dueño, todo lo que hagan los partidos de derecha es maravilloso y lo que hacen los de izquierda, siempre un despropósito. El problema es que como se ve que no encuentra suficientes argumentos para desacreditar a sus enemigos políticos, se inventa sapos y culebras continuamente o bien comparte falacias que han lanzado al mundo otros como él.

De hecho, la mejor prueba de que lo que arroja este pájaro es falso la encontramos en su propio nido, porque su muro de FB está repleto de publicaciones marcadas por la red social alertando de que ha sido contrastado que se trata de mentiras.

Y menciono que no entiendo cómo Facebook permite que sigan vigentes cuentas así también porque en la de éste en cuestión, "Jose Luis Perez Jimenez", el autor de las capturas que acompañan a esta entrada; incluso él emplaza a tirarse por el balcón a los que no comulgan con sus convicciones: "HOY A LAS 00:00 QUE SE ASOMEN AL BALCÓN LOS QUE HAYAN VOTADO A ESTE GOBIERNO Y SE TIREN".

Una cosa es ser de derechas, o de izquierdas, y otra muy distinta es ser un descerebrado, cuyo muro, además, es público para todo el mundo y por eso lo reproducimos. La última del individuo que nos ocupa, o una de ellas, es que, en un ejercicio de pitonisismo, afirma de manera rotunda que sabe "de buena fuente" -que no menciona- que "el presidente debido a su caída en popularidad plantea dar falsamente positivo a covid-19 y provocar lástima y desde el hospital militar dará un mensaje a la nación, con eso regresará a levantar popularidad". Al margen de la lógica que pueda tener o no el comunicado, pruebas no aporta porque no las tiene, como la pitonisa Lola, pero Pedro Sánchez no le cae bien y se empeña en exponerlo.

Entre los contenidos que este hombre que "vive en Algeciras" ha lanzado y han sido rotulados por FB advirtiendo de su falsedad, podemos encontrar el ya trillado vídeo del supuesto transportista que desplazaba papel pero decía que eran mascarillas españolas para Francia, otro que cita que "la RAI avisó en 2015 de que China fabricaba el coronavirus" o las necedades de un colega gurú de la patraña online que se hace llamar Spiriman, ya ampliamente desmontado.

Spiriman es en realidad Jesús Candel, un médico de urgencias de un hospital granadino que lideró una guerra contra la expresidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz. Entre otras lindezas, mintió hace unos días al asegurar que se estaban llevando a Madrid respiradores de hospitales de Granada, algo que resumía en una frase: "Estáis matando a un país por no haber cerrado Madrid, cabrones!!!!".

A finales de 2017, cuando el coronavirus ni podía vislumbrarse, un total de 85 profesionales sanitarios ya denunciaron los "ataques machistas y acoso psicológico a compañeras" por parte de Jesús Candel, que plasmaron en un documento en el que mostraban su "más enérgica repulsa a los "ataques" del conocido como 'Spiriman' y su colega Enrique Marín".

Aseguraban los sanitarios que "son continuos los insultos y las frases que denigran, injurian y ultrajan a profesionales de nuestros hospitales". Y de esto hace más de dos años, así que, como vemos, lo de Candel es algo personal y la llegada del COVID-19 no le ha venido mal, porque así puede utilizarlo como percha para continuar su batalla, despotricando y mintiendo.

"Jose Luis Perez Jimenez", por su parte, publica bulos para alentar a los partidos de derecha y fustigar a los de izquierda y ensalza al rey Felipe VI. También posa orgulloso con un arma y la bandera de España al fondo. Pero tiene 5.000 seguidores, el tope que otorga FB. Así que la culpa de que se difundan en masa sus patrañas no es solo suya.

Además, es fan incondicional del alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce Calleja, del PP; tiene entre ojo y ojo a un ramillete de políticos, actores, periodistas y medios contra los que arremete, y lo que dice a gritos rezuma odio. Ejemplo: "¡¡¡¡¡ ESTA PUTA IZMIERDA, NOS QUIERE MATAR A TODOS LOS JUBILADOS !!! ... ¡¡¡¡¡¡ ASESINOS !!!!!!".

Pero lo grave es que miente. Personajes como este recuerdan a esos presuntos religiosos que montan circos para berrear 'sus verdades' y hacer caja, y sus devotos se parecen a esos fieles que acaban en trance por los suelos porque han visto la luz. Esta claro que no basta con advertir de que lo que cuentan estos embaucadores es falso, porque incluso acaban presumiendo después cuando la red les pone su marca como difundidores de bulos, y los seguirán ofreciendo.

Facebook debería hacer algo más que avisar de las patrañas de estos gurús de pacotilla a los que aloja, que desde sus poltronas escupen fake news adornadas a su antojo. FB tendría que cerrar las cuentas que solo acumulan odio y lo vomitan sin parar a través de noticias falsas.