Bulocracia

Mentiras sobre 5G y coronavirus

La telefonía móvil 5G está de moda. Es carne de bulo en las redes sociales desde que empezó a hablarse de ella, pero en estos tiempos de coronavirus está alcanzando su cénit.

De las redes 5G se dice que "propagan la Covid-19" y se ha puesto como ejemplo la foto de un operario ataviado con un traje antirradiación en lo alto de una antena, de las que se afirma que "transmiten el virus a la población". Pero la imagen no prueba nada. La Organización Mundial de la Salud lo desmiente y aclara que "los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. La COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G".

Aclara también la OMS, una vez más, que "la COVID-19 se transmite a través de gotículas minúsculas de secreciones respiratorias expulsadas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla" y "también es posible infectarse si se toca una superficie contaminada y posteriormente se lleva uno la mano a los ojos, la boca o la nariz".

Nos la están colando

El último bulo sobre las 5G afirma que ahora nos están colando esta tecnología en nuestros ordenadores "sin que nos demos cuenta" y da como opción para evitarlo borrar una carpeta denominada "System 32".

Lo verdad es que borrar una carpeta solo puede causar estragos en el propio dispositivo, porque la red 5G, que aún está por implantarse en España, no se instala en el ordenador. Se recibe, como el wifi, a través de una señal inalámbrica. Microsoft desaconseja eliminar esa carpeta de Window y advierte de que "el sistema operativo puede verse afectado" hasta el punto de inutilizar el dispositivo.

"Células envenenadas"

Un doctor llamado Thomas Cowan habla de "células envenenadas" en un vídeo en el que asegura rotundamente que la pandemia del coronavirus ha sido originada por el 5G y lo expone en una charla con fecha del 12 de marzo.

Las células, dice, se envenenan por un "salto cuántico" en la electrificación de la Tierra" y así surgen las pandemias. Al entrar alguien en un nuevo campo electromagnético "se le envenena, unos cuantos mueren y los demás entran en un estado de inactividad: viven algo más de tiempo, pero enfermos".

Cowan expone que en la I Guerra Mundial se electrificó el planeta con nuevas tecnologías que provocaron una pandemia y relaciona las redes 5G con la ciudad china de Wuham, foco del Covid-19. Dice que el coronavirus se contagia a través del móvil como el que hace una llamada y así solo con telefonear de España a Japón, por ejemplo, se transmite el virus a la otra punta del mundo en un instante. Pero nada de lo que cita se sustenta en datos científicos y la OMS, en todo caso, desvincula "la electrificación de la Tierra" del coronavirus y de las pandemias.

"Nos inventaron el Covid-19"

Thomas Cowan no es el único que desarrolla teorías conspirativas sobre 5G y Covid-19. En YouTube abundan los vídeos al respecto y en cada uno se establecen relaciones diferentes entre esta nueva tecnología y la pandemia. Hay donde elegir.

Existe, por ejemplo, un vídeo de un hombre que graba lo que supuestamente son antenas 5G en la Autopista Suroriental de Cali, Colombia. Afirma que esas antenas son "la razon por la cual nos tienen en cuarentena" y que el confinamiento ha sido un pretexto para instalar en el sur de la ciudad "pura tecnología 5G". Ese es "el motivo por el cual nos inventaron el Covid-19", añade. Pero en Cali no hay  antenas 5G, y menos con forma de cactus.

Cactus para contagiar el virus

La imagen de la instalación de una antena en un cactus no pasa desapercibida ahora en las redes sociales. Presuntamente están siendo instaladas nuevamente en Cali: "Bill Gates mandó instalar para dominarnos, ese tal Covid no existe". Pero también se dice que están conectadas a diferentes hospitales de México donde extraen líquido de rodilla. La idea en este caso sería contagiar el coronavirus a la población.

Spondeo asegura que la imagen del cactus es real y no ha sido manipulada, pero no pertenece ni a Colombia ni a México, sino a las inmediaciones de la ciudad estadounidense de Tucson, en Arizona. La foto la hizo James S. Wood para el diario Arizona Daily Star y corresponde a una "antena de telefonía celular colocada en Sunrise Drive, Arizona, en 2009". Nada de 5G.

Es una foto vieja de una antena que empleaba la compañía T-mobile como camuflaje para cumplir las condiciones de la legislación local y su intención no es ocultar el artefacto.

"El coronavirus como excusa"

Otra teoría que podemos ver compartida en Facebook sugiere la instalación de miles de antenas en Wuhan como experimento para probar sus estragos en las personas, lo cual convirtió a los habitantes de la ciudad china en cobayas humanas. Como salió mal y muchos fallecieron, "soltaron el "coronavirus" como excusa". Pero el que lo dice no aporta ninguna prueba.

"En Wuhan foco de la epidemia habían instaladas cerca de 10mil antenas 5G para implantar esta red inteligente en la ciudad, las mismas que hay en todo EEUU junto, el gobierno chino puso a prueba la capacidad receptiva del ADN humano ante esta frecuencia, y mucha gente murió por convulsiones tras recibir el golpe de estas ondas, luego soltaron el "coronavirus" como excusa...".

Al 5G ya se le culpaba de originar enfermedades antes de la llegada del Covid-19, así que, lógicamente, esta lacra no podía ser una excepción. Es verdad que en torno a la tecnología 5G existe cierto oscurantismo que genera suspicacias, pero la realidad es que no hay evidencias que corroboren que es perjudicial y tampoco que el 5G sea la causante de la pandemia del coronavirus. Al menos a fecha de hoy.