Bulocracia

El Gobierno no ha instalado en tu móvil una app para espiar con la percha del Covid-19

Se está compartiendo de manera masiva en las redes sociales una presunta teoría que afirma que Google está instalando en secreto en los móviles una aplicación del Covid-19 para espiarnos: "Bienvenido al estado de vigilancia". En WhatsApp, además, podemos toparnos con un argumento similar en forma de vídeo explicativo. En él, una voz de hombre va más allá y asegura que ha sido el Gobierno quien ha colocado en nuestros móviles una app para rastrear el coronavirus y tenernos controlados.

"Esta pantalla que estáis viendo es la del teléfono mío móvil y nos acabamos de dar cuenta de que el Gobierno nos ha metido ya una aplicación para el Covid-19...". Luego este hombre dice que vayas a Google y busques "Ajustes", y allí te encuentras "Notificaciones de exposición al Covid-19". Se indigna porque no ha pedido nada y se lo han puesto a él "y a todo el mundo sin decir nada, en automático, según el real decreto del boletín que salió el otro día". Finalmente aclara que el objetivo de la supuesta app es que "rastreen" y sepan si tenemos el virus y qué personas están a nuestro lado: "Tenéis el Covid-19 metido en los teléfonos, la aplicación, sin que lo sepáis".

Pero eso que puedes encontrarte en tu móvil, o no, puesto que aún no está en todos, no es una nueva aplicación para rastrear el Covid-19. Ni siquiera es una app, sino una actualización de Android cuya finalidad es que puedan funcionar aplicaciones de rastreo de contactos, entre ellas de contagiados por el virus. Así, a través del móvil se podrá saber si estamos cerca de alguien infectado.

El asunto tiene poco que ver con el Gobierno, como se afirma en el vídeo de WhatsApp. De hecho, la actualización se está implantando en varios países, no solo en España. Pero tampoco es solo cosa de Google. La compañía anunció de manera conjunta con Apple el pasado mes de abril que ambas se encargarían de que sus respectivos sistemas, Android e iOS, puedan añadir una función que permita instalar aplicaciones de rastreo mediante tecnología bluetooth, para lo cual sería necesario readaptar los móviles. Así, surge ahora en los smartphones eso que tanto extraña a muchos en las redes que, repetimos, no es una aplicación, sino algo que va a permitir instalar aplicaciones, siempre que uno voluntariamente quiera y dé su permiso. La presencia de esta novedad viene a suponer en la práctica una actualización de las de toda la vida.

Que espiarnos por el móvil es factible y no demasiado complicado para quienes tienen los conocimientos y la tecnología adecuada es un hecho, delictivo pero un hecho; aunque este no parece el caso. Que nos han colocado una nueva opción en el móvil sin pedirla también es un hecho, aunque puedes obviarla.

Google y Apple anunciaron en abril esta nueva circunstancia a través de un comunicado en común, que ampliaron el 20 de mayo y que ha llevado a las dos multinacionales a actualizar sus sistemas operativos y a crear una nueva interfaz de programación de aplicaciones (API) para que futuras app puedan utilizarla. Las agencias de salud pública incorporarán la API en sus propias aplicaciones, que serán las que puedan instalarse a demanda en cada móvil.

Si ya tienes en tu teléfono la actualización es que ya está preparado para poder ejecutar, de manera voluntaria, una app aún por llegar cuya misión será rastrear a personas con coronavirus. Aunque no existe de momento tal aplicación que pueda aprovechar la nueva API, previsiblemente las lanzarán en los próximos meses diferentes gobiernos, entre ellos el de España.

Eso que tienes o vas a tener en el móvil no es una nueva aplicación del Covid-19, es una nueva API para que funcionen futuras aplicaciones de rastreo de contacto, y por eso su objetivo no puede ser controlar tus movimientos. En ella se explican los pasos a seguir para poder utilizar un "sistema de exposición al Covid-19" de manera voluntaria. Quienes en su momento decidan usarla, expondrán sus móviles a otros en las mismas circunstancias mediante bluetooth, y eso es lo que quedará registrado a través de una serie de identificadores, pero en todo caso no se guardará información personal ni se facilitarán nuestros datos a terceros.