Bulocracia

La ONU no te va a poner un chip para tenerte identificado

"La ONU planea que para el año 2030, cada persona cuente con una identifición biométrica, que será válido en todo el mundo. La información de cada ser humano serán almacenados en una base de datos universal, ubicado en Ginebra, Suiza. La disposición de la ONU está dirigido a todos los gobiernos del mundo, quienes impondrán la tarjeta de «Identificación Biométrica Universal» a sus ciudadanos. «Este nuevo programa es un modelo para el «Nuevo Orden Mundial«, y si penetran en los sub proyectos para estas nuevas metas globales, encontrará algunas cosas muy alarmantes», publica The Economic Collapse".

Se está poniendo de moda compartir en las redes sociales que la ONU nos va a colocar a todos los seres humanos un chip -con su "identifición" incluida- para alcanzar el objetivo de que "en 2030 todo el mundo tenga una identidad legal y registro de nacimiento": Así lo afirma un texto mal redactado que lleva por título "La ONU ha establecido que para 2030 la humanidad esté identificada mediante chip", que también amenaza con que quienes queden fuera de este registro estarán "excluidos de la sociedad". Casi nada.

La fecha tope para que sea realidad tal medida sería dentro de diez años o bien ahora, ya que igualmente se cita en las redes que este asunto entraría en vigor "en 2020". La razón del desfase temporal de una década quizás atiende a que este bulo tiene solera. Ha podido verse con mayor o menor intensidad en Internet mucho antes de este año, desde 2015 y, ya hemos llegado a esa fecha de 2020 que se mencionaba inicialmente. En todo caso, el argumento es igual de falso para este año que para 2030.

Este contenido manipulado partió en su día de una página llamada Acontecer Cristiano. De él se hicieron eco después otras webs, la mayoría latinoamericanas, que propagaron la farsa después al menos en 2016, 2018 y 2019. Ahora regresa tal cual.

Lo cierto es que la ONU no te va a poner un chip a ti y al resto de la humanidad para tenernos presentes, como se hace con los perros y algunos gatos. La web cristiana de la que parte la patraña parece haber oído truenos pero no sabe dónde salen.

La citada "identificación" tendría que ver con el Sistema de Gestión de Identidad Biométrica (BINS por sus siglas en inglés), que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) desarrolló hace cinco años para identificar a refugiados de Myanmar, la antigua Birmania, también a refugiados que llegaron a Europa. Pero no se trata de la implantación de un chip a estas personas u otras, sino de identificarlas a través de sus "huellas dactilares, iris y rasgos faciales" para, "de aquí a 2030, proporcionar acceso a una idea jurídica para todos", especialmente en los casos de "registro de nacimientos".

También se incluye esta supuesta iniciativa dentro de la Agenda 2030 de la ONU y se adelantan los plazos: "La ONU planea que para el 2023, cada persona cuente con una identifición biométrica, que será válido en todo el mundo". Y vuelve a surgir ese "identifición" que delata que el copia/pega se impone.

No es lo mismo una tarjeta que un chip. Este asunto parte de una vieja noticia que ha venido siendo manipulada y compartida desde 2015 y que ahora resucita. Es una interpretación falseada que ya tiene un lustro. Muchos se indignan con la posibilidad, pero abundan los países tienen almacenadas las huellas dactilares de toda su población a través del documento de identidad, que además en ocasiones incluye un chip, como es el caso del DNI de nuestro país. No es la persona quien lo porta bajo su piel y la ONU tampoco menciona esa posibilidad.