Bulocracia

Los termómetros a distancia no tienen un láser que daña la retina

En lugares como los centros comerciales o los aeropuertos te toman la temperatura para ver si tienes fiebre, lo cual sería un síntoma propio de quienes están infectados por coronavirus. O no, porque muchos de los que lo han superado han sido asintomáticos y otros nunca tuvieron fiebre aunque sí otros síntomas, como dolor de pecho o dificultad para respirar. El caso es que ahora se toma la temperatura en determinados sitios que se presuponen muy concurridos como medida de precaución, aunque no sirva de mucho, y se hace con unos termómetros que miden el calor corporal a distancia para evitan el contacto y ofrecen el resultado de manera casi instantánea.

Tienen una lucecilla que para algunos es un láser, y como es un láser "puede dañar las retinas si la luz entra en contacto con los ojos", dicen. Para tratar de probar esta teoría, se comparte en las redes sociales un texto que así lo afirma, aunque también podemos encontrar los mismos argumentos en vídeo. Y para darle mayor veracidad se alude a que "la asociacion de optómetras" -que deben de ser oftalmólogos- de vete a saber dónde "me envió esta información", que luego se detalla en una "nota importante":

"Si están visitando algún centro comercial y les toman la temperatura corporal con una pistola al entrar, por prudencia tápense los ojos. Muchas veces quien la usa no tienen certeza de hacia dónde apuntan. El termómetro de estos equipos funciona sobre la base de un Rayo láser que va y viene recabando la información para entonces generar la lectura, pero, se ha detectado que no todas esas pistolas están debidamente calibradas para evitar que si por error apuntan a la retina no la lastimen, vamos a cuidar nuestro sentido de la vista. Multiplica la información por favor".

"El láser del termómetro puede quemar la retina", se menciona también en una versión más alarmante difundida, como la anterior, en países de toda América y que igualmente ha acabado calando en España. Pero es todo falso. Este tipo de termómetros puede adquirirlos cualquiera, sin ir más lejos en los habituales portales comerciales de Internet. Desde menos de 40 euros hasta más de 500, cualquiera tiene la posibilidad de hacerse con uno de estos medidores de la temperatura que identifican la energía y el calor que emite un cuerpo a través de ondas infrarrojas.

Lo difícil será encontrarlos con láser, ya que estos termómetros lo que utilizan para medir el calor es un sensor infrarrojo. No envían un rayo láser "que va y viene recabando la información", así que poco importa si la luz roza tus ojos, más allá de que apuntarte con un haz luminoso no es agradable. El sensor infrarrojo no emiten energía y no daña la retina. Transforma la medición en una señal eléctrica que refleja la temperatura de la persona en una pantalla digital.

De hecho, hay termómetros a distancia de uso médico con y sin luz, que en la práctica viene a ser una guía sin efectos dañinos para apuntar mejor. Otra cosa serían los termómetros profesionales de uso industrial, que sí pueden incluir punteros no aptos para la vista. Pero no son los que se usan en los centros comerciales y otros lugares concurridos, que no emiten radiación láser y son totalmente inocuos.