Bulocracia

Imágenes preelaboradas para dar los buenos días que no hackean nada

Recorren las redes sociales varios textos y audios que hablan de los peligros de compartir y reenviar "los buenos días con vídeos o imágenes preelaboradas". Los "buenos días", las "buenas tardes" o "que tengas una feliz semana", todas estás frases podrían tener nefastas consecuencias, se cita, ya que "ayer en las noticias informaron que habían hackeado más de 400 millones de cuentas".

Después el alarmismo crece, se aumenta la cifra a "500 millones de víctimas" y, una vez más, el bulo menciona que fue "ayer" cuando informaron de todo esto "en las noticias", para que el asunto sea atemporal y pueda convertirse en actual en cualquier momento. De hecho, estos argumentos que vemos ahora en las redes difundidos como nuevos no lo son, ya pudimos observarlos hace más de un año aunque con menor intensidad y desde 2017, también en inglés, francés o portugués. La que sí es novedosa es la modalidad de audio.

Para tratar de darle mayor credibilidad a la cuestión se afirma también que es una "advertencia procedente de China, de las Noticias Internacionales de Shangai", realizada "por expertos". Pero igualmente se adjunta la solución al problema, que pasaría por eliminar "todos los diseños de saludo anteriores y posteriores". De esta manera se evitaría que "los hackers hagan phishing". El peligro, dicen, es que las imágenes "CONTIENEN MENSAJES EMBUTIDOS" que "roban sus datos personales, números de tarjeta de crédito y pins". Ojo, "números embutidos", como si Internet fuera una charcutería.

Lo cierto es que nada de lo que se menciona es real. Es un bulo y así lo ha desmentido el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil. No hay "informes" que "indican que los piratas informáticos en China han diseñado imágenes, vídeos y películas tan perfectamente para ocultar los códigos de phishing dentro de ellos cuando enviamos y reenviamos a nuestros contactos". Tampoco "estamos enviando información para poder robar información personal de los dispositivos" con un "buenos días".

Descargar y ejecutar archivos desconocidos sí que puede tener consecuencias en forma de phishing, como hemos visto muchas veces en Bulocracia. Suplantar a todo tipo de entidades para solicitar datos confidenciales está a la orden del día en la Red y lo mejor es ser precavido. Basta con obviar las comunicaciones de dudosa procedencia y, ante la duda, corroborar que lo que nos cuentan es falso a través de los canales oficiales de los sitios mencionados.

En versiones antiguas de WhatsApp para Android, los GIF sí podían resultar peligrosos porque por entonces podían albergar códigos maliciosos, pero este fallo fue subsanado hace años. Tampoco está de más visitar de vez en cuando la web de la Oficina de Seguridad del Internauta, donde se informa habitualmente de las prácticas fraudulentas que se dan en Internet y de cómo evitarlas.