Bulocracia

Yolanda no recibe una paga de la Junta por acoger a un migrante "mayor de edad"

"Alucinando... acoge (adopta como madre) a un mayor de edad por tiempo indefinido en su familia monoparental (o sea solo ella) y recibe una paga de la Junta de Andalucía por ello... Y feliz como una perdiz".

Este comentario acompaña en las redes sociales a la captura de parte de una información de El Mundo en la que no se dice nada de eso. La captura es verídica e incluye la foto de una mujer blanca y un hombre negro agarrados de la mano junto con un párrafo del reportaje, solo uno:

"Mustafa Sarr, que llegó a España en patera hace unos meses, ha sido acogido en su casa por la familia de Yolanda Espuela. Madre de familia monomarental y voluntaria en la Cruz Roja, ya había acogido a niños saharauis durante varios veranos, pero esta es la primera vez que recibe a un mayor de edad por tiempo indefinido".

En esta frase no se habla de una adopción y no se cita paga alguna por parte de la Junta de Andalucía. Y tampoco en el otro párrafo que el reportaje dedica a esta pareja:

"El joven, natural de Senegal, ha pasado casi un año en un centro de menores. Se lamenta no haber compartido las clases que ha recibido estos meses con chicos españoles y explica que la mayoría de sus amigos son senegaleses, de los que varios han acabado viviendo en Almería o Bilbao. Quiere dedicarse a la hostelería o ser pescador".

El Mundo, en todo caso, mencionó las circunstancias de Yolanda y Mustafá como parte de un tema titulado "En los centros se te crea un nuevo miedo: el de llegar a los 18 años", donde varios "jóvenes ex tutelados a los que la Junta pone en la calle al cumplir la mayoría de edad cuentan cómo se buscan la vida".

El periódico publicó este asunto el 10 de octubre, pero de 2019, hace más de un año; y así surgió entonces el asunto falso de la adopción y la paga, que ahora se sigue compartiendo como actual y verdadero, aunque ni una cosa ni otra.

En la información del diario no hay adopción y menos una ayuda de la Junta. Ese añadido a una captura del reportaje ya se difundió hace un año y vuelve para adornar foros patrioteros como ESPAÑA NO se rompe, que tiene 236.600 seguidores en Facebook.

En esta página, este bulo causa sensación y ha merecido comentarios machistas y racistas por doquier, como: "Donde se adoptan necesito yo 6 para una obra", "Esta adopción es más cuestión de centímetros que de solidaridad!", "Necesitaba un buen rabo y si ya de paso va con una buena paga... Genial!!", "Yo creo que se quiere mudar a Cuenca..." o "Esta lo q quiere es un tres patas para ella sola".

El pie de foto que figura en la captura, sin embargo, sí parece confirmar que la mujer española ha adoptado al migrante senegalés: "Mustafá Sarr posa con su madre de acogida, Yolanda Espuela, justo después de haber resuelto el trámite administrativo en la delegación de la Consejería de Cádiz. CATA ZAMBRANO".

De ser una versión verídica anterior y no parte del bulo, se trataría de un pie de foto cuanto menos poco afortunado y determinante. Porque ese "madre de acogida" sin comillas y ese "trámite administrativo resuelto" sí llevan a la confusión, sobre todo si no se ha leído más del tema. Por eso ese pie también ha servido de percha en Twitter, omitiendo o no a CATA ZAMBRANO.

En todo caso, el pie de foto que se mantiene en el artículo es mucho más corto y solo coincide el autor de la imagen: "Mustafa Sarr posa con Yolanda Espuela, que lo acoge de forma temporal en su vivienda. CATA ZAMBRANO".

Lo cierto es que Yolanda Espuela y Mustafa Sarr se hicieron populares hace un año porque ella acogió en su casa a este migrante irregular llegado a España en patera cuando era menor y que ya es mayor de edad. Pero esta mujer ni le ha adoptado "como madre" ni recibe una paga por tenerlo en casa. Nunca podría adoptar a un mayor de edad y aunque fuera posible tampoco sería beneficiaria de una paga de la Junta por ello. Así lo corrobora la administración andaluza, que también se desentiende de esta información falsa de las redes.

La Junta de Andalucía no avala este compartido y la propia Yolanda ya aclaró en octubre de 2019 que Mustafá vivía en su casa, pero sin haber firmado acuerdo alguno. Residía entonces en su hogar de manera altruista mientras trataban de conseguir un permiso de residencia para regularizar la situación.