Bulocracia

Adiós a un año en el que una terrible pandemia también multiplicó los bulos

El año 2020 comenzaba con una en principio lejana amenaza en forma de extraño virus que estaban sufriendo en China. Entonces muchos se la tomaron a coña precisamente por eso, porque partía de la otra punta del mundo y presuponían que allí podían pasar estas cosas, pero aquí no. "Eso les pasa por comer murciélagos", podíamos leer en enero en las redes sociales.

Empezaron a surgir bulos y más bulos sobre lo que estaba ocurriendo -o no- en el inmenso país asiático, la mayoría desbaratados y en tono de humor. Pero sin apenas tiempo para asimilarlos, la pandemia irrumpió como una bomba en España y propició también que lo que antes eran bulos sobre un virus sin precedentes de China se tornaran patrañas del mismo virus raro con nuestro país como protagonista.

La Covid-19 ha acaparado bulos durante todo el año que está a punto de acabar, desde los más tontos, que hablaban de cómo remedios caseros de todo tipo 'curaban' la enfermedad, a los que 'se basaban' en las teorías de la conspiración más enrevesadas, en ocasiones promovidas por personajes populares como Miguel Bosé o promulgadas en nombre de España. Como si fuera de ellos.

Tampoco ha faltado a lo largo de todo 2020 el pitonisismo pandémico. Profecías ha habido muchas. Fue colocarnos la mascarilla y hasta del 5G, que 'ya era malo', se ha asegurado que "propaga el coronavirus".

Y cómo no, todo esto se ha ido politizando hasta el extremo mes tras mes y se ha utilizado la Covid-19 a demanda para propagar falacias más que intencionadas. En general, las fake news se han ido adaptando a las circunstancias que ha ido marcando la pandemia. Por eso, para cerrar el año, los bulos de la Covid se centran ahora en las maldades de las vacunas y de vacunarse, que esa es la actualidad, por los presuntos terribles efectos que ya están sufriendo algunos por tratar de inmunizarse.

No hay nada de eso, lógicamente, pero que no lo haya no impide que podamos encontrarnos en las redes sociales toda clase de falacias al respecto, como la que afirma que "Juanma Moreno retrasará las vacunas en Andalucía" porque "ha comprado millones de jeringuillas que no valen para la vacuna de la Covid-19". Lo cierto es que la vacunación ha empezado en la comunidad andaluza sin injerencias de este tipo y la Junta y su propio presidente han desmentido esta información.

Más delicado pero igual de falso parece el comunicado que puede llegarte estos días navideños alertándote de que alguien va a pasar por tu casa para vacunarte, pues es un "intento de estafa" puro y duro del que alertan la Policía y la Guardia Civil. Esta práctica es cosa de delincuentes sin más que buscan acceder a viviendas donde residan personas solas, a poder ser de avanzada edad. A la Guardia Civil le consta que en distintos puntos de España se está llevando a cabo esta 'campaña' fraudulenta, que consiste en tratar de ganarse la confianza de sus víctimas para poder desvalijarlas en su propio domicilio. Ojo.

Otro tipo de bulos son subsidiarios de la Covid, surgen de manera indirecta a consecuencia de la pandemia. Los intentos de timo con la percha de la Covid se han ido sucediendo este año, sobre todo en determinados momentos, especialmente cuando los estafadores sabían que estábamos confinados en casa y teníamos más tiempo para estas cosas. Ellos también para darle al coco.

Si sumamos los cientos de bulos sobre el coronavirus que han ido brotando durante 2020 a los habituales de cualquier otro año, veremos claramente que la incidencia de la pandemia de la Covid-19 también ha contribuido a que las patrañas hayan aumentado de manera espectacular en las redes sociales los últimos doce meses. La patraña va unida a cualquier devenir humano y este año pandémico prueba que a mayor magnitud, mayor producción y difusión.

Feliz 2021.