Bulocracia

Teorías disparatadas para evitar "legalmente" una vacuna que no es obligatoria

La vacunación contra la Covid-19 en España, que marcha con retraso en plena tercera ola, provoca recelo a algunas personas hasta el punto de que la rechazan porque han oído truenos y no saben de dónde vienen. Especialmente a las que niegan la evidencia de la Covid o a las que, aunque sí se creen el virus, se agarran a cualquier patraña de Internet para convencerse de que no deben ponérsela porque no les va a ir bien.

Cualquiera que esté en esta situación de negacionismo o incertidumbre, puede informarse incluso por cauces oficiales en lugar de por carteles en las redes sociales. Por ejemplo visitando la web de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que dedica un amplio despliegue a las distintas vacunas. Guiarse por contenidos de Internet que no firma nadie no es buena idea porque su credibilidad suele ser cero.

Un nuevo ejemplo lo tenemos en las redes sociales, que nos dedican ahora "cómo negarse a la vacuna legalmente", después de que en el mes de abril, en pleno confinamiento, ya surgiera una falacia que comentaba "cómo negarse legalmente a la próxima vacuna", que ni se vislumbraba: "Así es cómo legalmente (y respetuosamente) nos negaremos ante la próxima vacuna de la OMS y sus afiliados Bill Gates, y no hay absolutamente NADA que ellos puedan hacer al respecto!".

Ahora, un mes y medio después de que comenzara la vacunación en nuestro país, las redes nos regalan una serie de pautas de sabiondo acerca de vacunarse frente a la Covid que no se entienden y que, quizás por ello, sirven de referencia para los más crédulos de las teorías conspirativas sobre el virus:

"No "te niegues" a la vacuna o sino serás considerado "beligerante". en lugar de eso, puedes negar amablemente sus servicios haciendo lo siguiente...

1.- Pregunta al doctor si la vacuna tiene MRC-5 (todas lo tienen, eso son células de abortos y otros ADNs. si lo tienen, tienes derecho a negarla.

2.- Pregunta si hay posibilidad de "Reacción Latrogénica" (todas la tienen) cuando digan SI, es tu pase de salida de la vacunación y tienes derecho a negarla.

Reacción Latrogénica es una reacción adversa causada por algunos componentes de la V o drogas que actúan entre sí. Los doctores han hecho un juramento Hipocrático, donde juran NO HACER DAÑO y deben respetarlo. Hágase el loco, pero dando a entender que usted sabe lo que había, y ese es su derecho".

Al margen de que te tachen de "beligerante" o de las "células de abortos" que presuntamente incluyen las vacunas, en el texto se utilizan supuestos 'tecnicismos esclarecedores' para intentar convencer. Pero liarse también convence. Hay varias versiones que vienen a decir lo mismo y que se desmontan de un plumazo teniendo en cuenta que en España la vacunación contra la Covid-19 no es obligatoria.

Legalitas apunta que "la Ley Orgánica 3/1986 permite la posibilidad de establecer la vacunación obligatoria en casos de epidemias y crisis sanitarias cuando hay un riesgo efectivo y colectivo para la salud pública". Pero esa obligatoriedad no se ha aplicado hasta ahora. Legalitas recuerda, además, que "la Administración solo puede imponer la vacunación obligatoria previa autorización judicial".

"Reacción Latrogénica"

Delata también la falsedad del asunto en la versión de fondo negro actual el hecho de que se hable de "Reacción Latrogénica". Se ve que se han liado y han cambiado una i mayúscula (I) por una L minúscula (l), porque la reacción a la que quieren referirse se llama yatrogénica o iatrogénica, y es esta segunda su denominación más popular. Efectivamente se trata de "un daño no deseado ni buscado en la salud, causado o provocado, como efecto secundario inevitable, por un acto médico legítimo y avalado, destinado a curar o mejorar una patología determinada".​

A finales de diciembre, Salvador Illa, que dimitió este martes como ministro de Sanidad para centrarse en las elecciones catalanas, mencionaba que quienes rechacen la vacuna entrarán en un nuevo registro de Sanidad que se compartirá con otros países de la Unión Europea: "Quedará consignado, pero no es un documento para hacer público". El ya exministro no dijo que vacunarse es obligatorio, porque no lo es, y apunto la posibilidad de "negarse" a recibir la vacuna: "Lo que les pedimos es que, cuando se les cite, acudan". Pero entrar en un "registro" de personas que se niegan a vacunarse tampoco gusta.

Brasil impuso la vacunación obligatoria a finales de año a pesar de que el presidente Jair Bolsonaro era reticente. En cualquier caso, ha sido el Tribunal Supremo quien lo ha dictado. Allí no se forzará a nadie a ser pinchado y se plantean sanciones para los que se nieguen similares a las que se imponen por no votar, que en Brasil es obligatorio. No se trata de multas económicas, son más prácticas porque impiden, por ejemplo, recibir sueldos oficiales o llevar a cabo trámites con cualquier administración pública del país, incluso no poder renovar el DNI o perder el derecho a subsidio alguno.

Al margen de si sería conveniente o no obligar a la población a vacunarse, si lo fuera las autoridades tendrían que garantizar que hubiera vacunas para todos, y esto a fecha de hoy no está claro. Ocurrió algo similar en el mes de marzo, cuando no se podía obligar a llevar mascarilla porque no había. De momento no tienes que negarte "legalmente" a ponerte la vacuna contra la Covid-19 porque no es obligatoria. Si te citan y no la quieres, Illa te emplaza a que acudas y lo digas, y entonces entrarás en un registro que se compartirá por la UE. Otra cosa es lo que pueda acontecer en adelante con un virus que sigue muy presente y que todo lo que depara es nuevo. Pero eso no lo saben los que inventan teorías conspirativas y las lanzan al mundo en las redes sociales.

"Vacunación con inteligencia artificial"

Aunque hay unos cuantos, para bulo conspirativo bueno sobre vacunarse contra el virus, este que afirma que "COVID-19 significa CERTIFICADO DE IDENTIFICACIÓN DE VACUNACIÓN CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL, y 19 por el año 2019 en el que fue creado".

Es un relato de ciencia ficción que afirma que "COVID-19 no es el nombre del virus, sino del PLAN PARA EL CONTROL Y LA REDUCCIÓN DE LAS POBLACIONES, que se desarrolló durante décadas y se lanzó en Enero de 2020".

A China seguro que llegó antes, es una evidencia que no impide que el bulo continúe, en un ejercicio de pitonisismo, desarrollando sandeces imposibles de probar: "7 vacunas más terribles que las otras", "el objetivo es la despoblación masiva en más del 80%", "ninguna de las pruebas puede detectar el virus"... De tan enrevesado resulta cómico y a lo mejor se está perdiendo un buen guionista.

En este entramado propiciado por la Covid-19 hay negacionistas que igualmente conspiran y defienden alguna 'teoría' que presuntamente corrobora lo que dicen, y otros que simplemente niegan. Y hay conspiradores que no se creen el virus y otros que sí. No se sabe si es peor un negacionista, que se queda solo en obviar el virus, o un inventor de teorías de la conspiración, que puede creérselo o no pero recrea lo que quiere y lo propaga. Todos coinciden al menos en que son iluminados, incrédulos y les gusta gritarlo.