Bulocracia

Teorías de balas perdidas

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, recibieron el pasado jueves en el Ministerio del Interior cartas que contenían "graves amenazas de muerte" e iban acompañadas de balas del fusil de asalto Cetme, un clásico que aún utiliza en su modelo L la Guardia Civil, no así las Fuerzas Armadas, que a partir de 1999 comenzaron a introducir el G-36E de Heckler & Koch.

"No puedo dar más datos, la reserva es necesaria" y confío en la eficacia y la eficiencia de la Guardia Civil y la Policía Nacional, señalaba Marlaska, que declinó apuntar a la ultraderecha: "No nos tenemos que adelantar para ver si las cartas proceden de este marco (...) Evidentemente esto no quiere decir que le quiten gravedad a los hechos. Pueden no ser hechos terroristas, pero son hechos de naturaleza delictiva".

A esto hay que añadir que este lunes, la ministra de Industria, Reyes Maroto, recibía un sobre con una navaja aparentemente ensangrentada que, según adelantaba La Sexta, habría sido enviada por un vecino con problemas psiquiátricos de la localidad madrileña de El Escorial.

En el caso de las tres cartas con balas, se ha justificado que pudieran llegar a su destino debido a "un error" del personal de seguridad que supervisa el sistema de vigilancia, que no detectó ninguno de los contenidos. Pero desde que se entregaran, y mientras se investiga su origen, se especula a demanda en las redes sociales sobre quién se encargó de mandarlas, y cada cual barre para casa.

Sindicatos de Correos han pedido conocer los protocolos de seguridad, exigen responsabilidades y dudan que las cartas amenazantes llegaran "por error". Alternativa Sindical no cree que tenga la culpa el vigilante "Si raro es que falle este sistema, más raro aún es que pase con no uno, si no tres sobres que portan objetos metálicos. Además Correos cuenta con otros sistemas de seguridad en los sobres para discriminar cartas de paquetería", ha indicado su portavoz Alberto García.

Solo la investigación podrá determinar la procedencia de esas cartas que para la izquierda tienen un origen claro en la ultraderecha, y viceversa, ojo. Y es que en los foros más a la derecha se apuesta otra vez por especular y se afirma con rotundidad que han sido adeptos a la izquierda -o el propio Pablo Iglesias- quienes han enviado esos sobres con munición, en un ejercicio de victimismo que únicamente busca votos en las elecciones del próximo 4 de mayo en Madrid.

Para tratar de corroborarlo no se citan demasiados argumentos. Hay varias teorías y, cómo no, también se tira del cuñado que presuntamente trabaja en Correos como experto en la materia, o directamente se hacen coñas.

Aunque entre todo este material que asoma en esos foros, sobresale un ejercicio de pitonisismo excepcional: una cronología futura -una profecía- sobre lo que estas cartas con balas significan y lo que van a provocar en los próximos días.

"El 1 de mayo sale en los medios la detención de los responsables del envío de cartas con balas a Marlaska, Iglesias y la directora de la Guardia Civil. Son gente turbia y radical, pasado poco conocido y probablemente miembros de un grupo radical neonazi. El 2 de mayo se filtran fotos de los personajes en mítines de Vox con actitudes claramente fascistas. Nadie de Vox les conoce, están afiliados desde hace dos semanas, pero ya da igual: Vox es un partido neonazi. El 3 de mayo hay manifestaciones "espontáneas" en toda España con "alerta antifascista" para echar a la extrema derecha. Toman las calles, rodean sedes de PP y VOX, la situación se hace insostenible. Ayuso está desbordada, y los mensajes de Vox no llegan a la gente, hay histeria colectiva. El 3 de mayo por la noche, rueda de prensa institucional de Sánchez junto con los partidos "demócratas" y rebotada por todos los medios de comunicación. La sensación de estar al borde de la guerra civil es asfixiante, la derecha no va a votar, tiene miedo. Arrasa la izquierda en Madrid. FIN".

Digo lo de siempre: alguno de estos quizás podría ganarse la vida honradamente como guionista en el soporte adecuado. No se sabe de qué fuentes bebe esta gente, pero imaginación, al menos, no les falta. De ahí que estas 'películas' no sorprendan nunca en esos foros, donde el género que impera es la ciencia ficción.