Bulocracia

Finlandia no encarcela por ley a los periodistas mentirosos

"Finlandia aprobó una ley de medios, 28 periodistas presos por falsas informaciones y denuncias. Esta noticia es excelente. PARA CUÁNDO EN ESPAÑA, QUE AQUÍ ES EL PAN DE CADA DÍA. SE ESTÁ MANIPULANDO EN LOS MEDIOS DE AUDIOVISUALES Y PRENSA".

Esta es una de las versiones, una más, de un bulo que también triunfa en Latinoamérica y se difunde ahora como nuevo a pesar de que ya lleva unos meses en las redes sociales, desde diciembre de 2020. De hecho, la mayoría de las versiones que se comparten en Facebook son de entonces. Hay muchas porque las van aderezando con los años de prisión que presuntamente le caen a los periodistas mentirosos o la cuantía de las multas que les imponen en Finlandia por mentir.

Es más, allende los mares han surgido verdaderos entusiastas de este asunto, como el activista argentino Luis D'Elia. Desde su casa, en arresto domiciliario por haber tomado una comisaría en 2004, decía en Radio Rebelde 740 en febrero que "Finlandia acaba de poner una ley de medios durísima, donde el periodista y el grupo editorial que mienten pagan doble". Y añadía que "ya hay decenas de periodistas en la cárcel".

Es todo falso. En Finlandia no se ha aprobado una ley de medios, ni ahora ni antes, y tampoco han encarcelado a periodistas por difundir noticias falsas. El Ministerio de Justicia de Finlandia ha salido al paso para desmentir este bulo ya sietemesino. Lo más parecido que se aprobó el pasado diciembre en Finlandia, y no parece en nada, fue una ley para prohibir los equipos de telecos por motivos de seguridad.

En tierras finlandesas no saben nada de una "nueva ley de medios", lo que sí se hace en este país del Báltico, que puede presumir de tener una de las tasas de desarrollo económico más altas del mundo, es informar a sus ciudadanos para que detecten y no propaguen noticias falsas, y lo hacen desde la escuela.

Finlandia, como está lejos y sale poco en las noticias, suele protagonizar bulos sin pretenderlo. Este de la ley de medios que manda a prisión a los periodistas que inventan es uno más de una lista en la que figuran el de la semana laboral de cuatro días, que nunca estuvo en la agenda del Gobierno finés; o el de la "ciudad subterránea en Helsinki repleta de refugios y túneles para protegerse de una ataque de Rusia". Es cierto que la ciudad ha ido creciendo hacia abajo y dispone de centros comerciales y de ocio bajo tierra, pero porque el suelo escasea, el terreno granítico lo permite y fuera el clima acontumbra a ser muy duro. Quién sabe si serviría de refugio.

También hay bulos que se apoyan en el sistema educativo finlandés, que es uno de los más prestigiosos e igualitarios del planeta. No están "prohibidas por ley las escuelas privadas", sí los centros privados de educación elemental con ánimo de lucro; y no se ha "prohibido la escritura manual y las asignaturas", aunque sí se combinan algunas de ellas para ayudar a los niños a comprenderlas mejor.

Finlandia es uno de los 27 estados miembros de la Unión Europea, pero está a cuatro mil kilómetros de España y son discretos. Nos une el euro, sabemos poco de Finlandia. En las redes sociales intentan engañarnos a diario con cosas de aquí cerca, pero ya si nos hablan de Finlandia, todo es creíble. Pasa igual con Islandia, como hemos visto, que nunca ha prohibido enseñar religión; y con Dinamarca, que no obliga a sus agricultores a plantar flores para las abejas, y nadie en las redes lo rebate.