Bulocracia

Los "virus fabricados" de los que hablaba Gadafi

Muamar el Gadafi estuvo al frente de Libia durante 42 años, desde que derrocó al al rey Idris I el 1 de septiembre de 1969 hasta que murió ejecutado el 20 de octubre de 2011. Había estudiado Derecho antes de autoproclamarse Líder y Guía de la Revolución. Se amparó en la defensa de un Estado socialista y se convirtió en uno de los líderes más activos entre los países de su entorno. Gadafi se alineó con la Unión Soviética y se enfrentó a los Estados Unidos, que acabarían apoyando, al frente de la OTAN, la rebelión a gran escala que le costó la vida hace diez años y que deparó una inútil guerra con multitud de actores.

El líder libio disponía a su antojo a la cabeza de un país cuya economía está basada casi exclusivamente en el petróleo, el 95% de sus exportaciones. Y obtenía resultados. Hasta el año de su muerte, 2011, Libia contaba con la esperanza de vida más alta de África, con 77,65 años, solo superada por las plazas españolas de Ceuta, Melilla​ y Canarias y la isla bajo control británico de Santa Elena.​ También tenía el PIB nominal per cápita más alto del continente africano y estaba en el podio en cuanto al Índice de Desarrollo Humano. El enorme país norteafricano trata ahora de salir adelante tras dos intensos conflictos bélicos, en 2011 y 2014, con un Gobierno que sigue siendo provisional y cuyo primer ministro es Abdul Hamid Dbeibah desde el pasado 15 de marzo.

Gadafi era un hombre inteligente. Se le ha tachado de visionario por predecir la Guerra de Libia de 2011, aunque para eso tampoco hacía falta ser un gran analista. Lanzo al mundo cosas que ahora no desentonan. Habló de "virus fabricados" para hacer negocio con las vacunas. Pero no "predijo la Covid-19 hace 20 años", como se llega a afirmar en las redes sociales. Lo de las profecías suele ser más cosa de Los Simpson.

Para tratar de probarlo, se recurre a imágenes de la intervención de Muamar el Gadafi ante la ONU el 23 de septiembre de 2009, un vídeo de hasta una hora de duración del que existen multitud de cortes y versiones, algunas dobladas al gusto, y que para algunos es "el discurso ante ONU que le costó su vida" dos años después.

En su intervención en Nueva York, Gadafi denunció los "virus fabricados" y fue rotundo: "Se crea un virus y se propaga por todo el mundo para que las empresas capitalistas puedan obtener ganancias gracias a la venta de medicamentos, esto es inaceptable". También llamó la atención sobre que "las vacunas y medicamentos no pueden venderse" y encontró la 'solución' contra la propagación de los virus:

"Las compañías capitalistas producen virus y vacunas en su deseo de obtener ganancias. ¿Por qué no son gratuitas las vacunas? (...) Anuncien medicamentos y medicinas gratis y los virus no se propagaran más".

No parecían tan descabelladas las conclusiones acusatorias de Gadafi, cuando la industria farmacéutica ya llevaba décadas bajo sospecha por acusaciones similares, algunas de ellas confirmadas. Es cierto que en 2009 Gadafi se refirió a "las epidemias naturales y las causadas por el hombre" y a esos "virus fabricados", lo que no es cierto es que predijera la Covid-19 "hace 20 años", como se afirma. Entre otras cosas porque desde su discurso en 2009 han pasado doce años, no veinte.

"Tal vez la gripe H1N1 fue un virus creado en un laboratorio que quedó fuera de control, y que originalmente se había concebido como un arma militar", señaló sobre la pandemía que asaltó ese año México. Gadafi albergaba muchas sospechas, pero le faltó decir que "están tomando tiempo para encontrar la solución que tienen antes", como se ve en Internet. Aunque tampoco hubiera desentonado.

Las propuestas de Gadafi difícilmente podían ser tomadas en cuenta, era como una norma a no ser que hablara de petróleo. Su discurso ante la ONU se tomó como otro más del 'excéntrico disidente habitual' y cayó en saco roto. Merece la pena escucharlo.

Es verdad que uno de los dirigentes más impopulares del planeta -aunque no para todos-, habló de "virus fabricados" hace doce años, no veinte. El coronavirus ha servido para devolver a Gadafi a la actualidad y para que se tomen en cuenta sus palabras, que antes a muchos les sonaban a ciencia ficcion solo porque eran suyas.

El discurso del mandatario libio era bastante elocuente hace doce años y ahora también. Si en las redes sociales se adereza es solo porque si no añadieran algo propio, no serían las redes sociales.