Bulocracia

Ese empeño en que los medios españoles son los menos fiables

"¡Aquí ya se sabía! Hablemos claro. Un estudio de la Universidad de Oxford y publicado por la agencia Reuters concluye que los medios de comunicación españoles son los menos creíbles de toda Europa y los segundos más mentirosos de todo el mundo, sólo superados por los medios de comunicación de los Estados Unidos".

Esto que vemos como una publicación en Facebook este mes de septiembre se extiende sobre todo en sitios muy a la derecha y es como un niño que va creciendo: tiene ya seis años. Ha servido de 'argumento' al entorno de Vox desde entonces por oleadas y ahora se ve en foros afines pese a que está desfasado hasta el punto de ser falso.

El empeño en que "los medios de comunicación españoles son los menos creíbles" se basa en un "estudio", manipulado después, que la "Universidad de Oxford" divulgó a través de la agencia británica "Reuters" en 2015, cuyo objetivo era -y es cada año- evaluar la confianza de los consumidores en las noticias, no en los medios de comunicación. A partir de ahí comenzó a tergiversarse el estudio para que hablara más de países que de otra cosa.

Los sondeos similares más actuales son más favorables en todos los casos, pero no interesan tanto y son omitidos por esos sectores que no gustan de la prensa española, salvo de la suya. En el último estudio, de 2020, la confianza de los consumidores españoles en las noticias ocupa el puesto 23 sobre 40 países, por delante de Francia o Italia, mientras que en el tan trillado de 2015 solo se avaluaban las informaciones de medios de doce países. Tampoco es que los datos de confianza en noticias de medios españoles sean actualmente para tirar cohetes, pero no son tan malos como los quieren seguir pintando.

Muchos medios de toda condición reflejaron hace más de seis años los resultados de un estudio que por entonces era actual. Después ha ido recordándose en ocasiones en las redes sociales a medida que pasaban los años, aunque había otros estudios más actuales y también más positivos de los que tirar.

Cuando una información desfasada se sigue ofreciendo como actual, lo que se vende es un bulo. Este fue reimpulsado cuando azotaba Filomena y continúa compartiéndose.

También cuaja en YouTube, hasta con acento latino, para alborozo de los que no confían en las noticias de los medios. Lo hacen suyo a demanda sin que el paso del tiempo sea un obstáculo.

Lo vemos ahora en todos los casos con alusiones a cuando fue republicado como actual por Periodista Digital el 13 de enero de este año y reproducido esos días por medios afines, entusiastas y algún despistado.

Medios y pseudomedios hay muchos y muy diferentes. Los españoles mostraban en 2015 más interés que nadie por las noticias, el 85%. Buen dato. Pero solo el 46% confiaba en ellas. Malo. La confianza de los consumidores ha mejorado hasta situarse cerca de la media europea y eso también es un dato, y más actual, de 2020.

Hay estudios más de ahora que este viejo que se recrea en las redes sociales, que modifican notablemente la percepción que tienen los consumidores de las noticias. Pero que no sea un obstáculo que el que te gusta tenga ya seis años o que haya sido manipulado.