Bulocracia

El bulo del director de hospital alemán que se suicidó porque "las vacunas son una estafa"

"Muere al lanzarse de un edificio el director del hospital más importante de Alemania luego de admitir que las vacunas son una estafa".

Este titular es falso, pero recorre las redes sociales para algarabía de los que piensan que las vacunas contra la Covid-19 son inútiles. Que el director del "hospital más importante de Alemania" reconociera la "estafa" antes de quitarse la vida, sin duda corrobora lo que ellos siempre han pensado. Pero no. No es cierto. Es un bulo, otro más sobre Thomas Jendges, el director de hospital del que se habla. Murió hace menos de un mes y desde entonces su fallecimiento acumula chismes y bulos.

La noticia del suicidio probado de Thomas Jendges, director de la clínica alemana Chemnitz, no del hospital más importante de Alemania, la recogió el 2 de noviembre la prensa de la ciudad de Chemnitz -como la clínica-, donde residía. Jendges era ingeniero y doctor en Economía, tenía 55 años y había asumido el cargo el pasado mes de abril. Solo llevaba seis meses como director, aunque atesoraba veinte años de experiencia gestionando otros hospitales.

Jendges decidió acabar con su vida, pero no existe prueba alguna de que admitiera poco antes que las vacunas son una estafa, como han respaldado sus propios compañeros. El suicidio de este director de hospital ha llenado las redes sociales de especulaciones y bulos sobre su muerte. Circula por WhatsApp y Telegram una falsa nota en alemán que se le atribuye, que probaría que fue la "estafa" de las vacunas lo que le llevó a suicidarse. La Policía alemana ha salido al paso de la nota aclarando que no encontró nada junto al cuerpo de Jendges. Quizás por eso también ha surgido una carta de despedida y vacunas presuntamente escrita unos días antes, pero la carta es tan falsa como la nota.

Bulos como estos vienen adornando las redes desde que Thomas Jendges falleciera a primeros de mes. El problema añadido es que no solo especulan y lanzan bulos los particulares, también lo hacen algunos medios y así la bola sigue aumentando. Y es que el titular que recorre las redes sociales se queda muy corto -cualquiera lo haría- al lado del que ha publicado Alerta Digital el pasado viernes, 16 de noviembre: "El director del hospital más importante de Alemania muere tras saltar al vacío desde la azotea del edificio luego de admitir que las vacunas son una estafa".

Lo afirman rotundamente en ese título, que es un relato en sí mismo, pero luego vas al texto y te encuentras eso que se viene llamando una paja mental. Únicamente se basan en bulos y en lo que creen "muchos". Dicen que "algunos medios han informado esta semana sobre la trágica muerte", pero no mencionan cuáles ni qué semana, y han pasado cuatro desde la muerte. Continúan afirmando que "muchos aseguran que no fue un suicidio", pero no dicen qué "muchos", y que "la causa de todo este revuelo es un vídeo que el doctor Jendges había publicado días antes y que ha sido censurado".

"En el vídeo, habla sobre la estafa mundial que representan las vacunas de COVID". Curioso, porque no hay vídeo. O mejor dicho, hay varios muy anteriores de Jendges ahora manipulados y al menos dos que directamente son vídeos fake. Pero eso no impide que Alerta Digital se haya hecho eco del "vídeo" póstumo de Jendges: "Se trata, en todo el mundo, de la implantación de una dictadura mundial, desgraciadamente hay que decirlo".

Todo falso. Thomas Jendges se suicidó y no dejó testimonio del porqué. Lo que sí hizo en vida fue declararse partidario de la vacunación masiva y rubricar, poco antes de morir, una alianza entre el Departamento de Salud de la ciudad de Chemnitz y la Clínica Chemnitz para abrir un centro de vacunación central. Su fallecimiento está rodeado de misterio, pero sobre todo porque se lo han añadido luego. Nadie entre los que le conocían acierta a entender qué pudo llevar a este hombre a tomar tal decisión, pero como se sabe poco de su muerte, eso convierte al suceso en más que propicio para acumular bulos.