Bulocracia

No regalan ositos con droga en la puerta del colegio, pero sí los envían por paquetería

Hace cuatro años alertábamos en Bulocracia de varios bulos que venían de allende los mares, en todos los casos, y que al menos en España no eran realidad, como confirmaban la Policía Nacional y la Guardia Civil. Aunque nos 'avisaran' en las redes sociales de amenazas "reales", muchos de esos bulos latinoamericanos que hablaban de "golosinas con droga" al alcance de cualquiera no los conocíamos en Europa. Aunque los mismos que entonces desmentían estas prácticas en nuestro país, ahora se han encontrado una práctica que, aunque solo coincide en los "ositos con droga", también resulta sorprendente.

Hay un bulo clásico en Internet, o varios, que previene de la existencia de inocentes gominolas del tipo osito gummy bear "impregnadas con droga", bien "LSD" o "algún tipo de éxtasis" que las convierten en "alucinógenas", y que son ofrecidas a los menores de diferentes maneras, según el testimonio de cada bulo, entre otros lugares a las puertas de los colegios. Un clásico.

Además, en tiendas online enormes como Aliexpress tienen a la venta ositos de gominola de esos que lo son únicamente en apariencia. En realidad se trata de potentes suplementos energéticos, pequeñas bombas de vigor que no le irían bien a un niño ni a nadie en cantidades excesivas. Pero, claro, es mucho peor si se trata de droga recreativa pura y dura para ser comercializada entre sus entusiastas.

El bulo se cimentaba en mayo de 2017 en que muchos padres granadinos y malagueños dieron la alerta de unos mensajes de WhatsApp sobre unos supuestos "caramelos rellenos de éxtasis" que se estarían repartiendo en las inmediaciones de los colegios y lugares frecuentados por niños: "Por favor, pasadlo a más grupos". La leyenda urbana de toda la vida en versión Internet.

Esas 'chuches' tendrían forma de osito de color rosa, pero serían éxtasis, y además supuestamente los repartían gratis, lo cual no deja de ser absurdo. Lo cierto es que la Policía Nacional confirmó hace ahora cuatro años que no tenía constancia de ninguna denuncia ni de ninguna intervención al respecto. Abundan los éxtasis con forma de osito, al igual que existen con multitud de diseños, pero no los regalan en las puertas de los colegios. Esto es como lo de la señora de la curva de cada curva de España.

Pese a ello, este asunto, este bulo, se difundía en las redes sociales, y había quien se lo creía, aderezado con una imagen de unos ositos que en realidad eran pastillas de éxtasis MDMA. Además de compartirse en español también se hacía al menos en inglés con textos alarmantes como: "¡¡Por favor, envíale esto a todos tus conocidos!! ¡¡Por favor, enseñad esto a vuestros hijos y avisadles de que no lo cojan de sus amigos porque no son caramelos, es éxtasis!!".

'La Bomba', nueva droga en Málaga

Lo cierto es que la Policía Nacional ha intervenido este mes de mayo en la provincia de Málaga once kilos de ositos de gominola impregnados de 25N-NBOMe, una sustancia alucinógena conocida como La Bomba porque sus efectos se prolongan por espacio de doce horas o incluso más, especialmente si se trata de la variante 25I-NBOMe. La Policía hizo siete detenciones y desarticuló una red delictiva que operaba sobre todo en las localidades de Alhaurín el Grande, Benalmádena y Coín, y que traficaba a nivel internacional valiéndose de empresas de paquetería para la distribución de la droga. El líder de la organización era un ciudadano británico residente en Alhaurín el Grande.

La denominada operación América se inició después de que comenzaran a ser sospechosos distintos paquetes para mandar al extranjero que llegaban a uno de los principales operadores del país. En una primera actuación policial se abrieron 209 bultos y cartas y se encontraron 1.762 gramos de diferentes drogas de diseño: 3.700 gramos de sustancias tóxicas y psicotrópicas, 2.065 gramos de marihuana, 1.065 gramos y 500 mililitros de sustancia de corte, además de 900 euros en efectivo, balanzas, una prensa, una empaquetadora y material para realizar envíos. En una segunda intervención se bloquearon otros 242 cartas y paquetes y, aunque faltan por abrirse 126 de ellos, se han descubierto 1.941 gramos de sustancias tóxicas y psicotrópicas a base de MDMA, ketamina, cocaína y mefedrona, la composición 'básica' de la nueva droga que se conoce como La Bomba.

Para darle una apariencia aún más real incluso identificaban sus paquetes con sellos falsos de aduanas. Si hace cuatro años las redes sociales avisaban de ositos con droga en las inmediaciones de los colegios de Granada y Málaga, y era un bulo, ahora es realidad que en Málaga operaba una organización dedicada a los envíos de droga por carta o paquete en nombre de empresas inexistentes.

Estos delincuentes no repartían gominolas a los niños en la puerta del colegio porque hacerlo sería un mal negocio siempre y eso no pasa, pero también tienen algo peculiar como es servirse de un medio legal como la paquetería para realizar sus constantes transacciones de droga, involucrando con ello a esas empresas. Obviamente, esas 'chuches' en boca de un niño sí que serían una bomba. Es un hecho que la paquetería incluye droga en numerosas ocasiones y es difícil detectarla, pero también lo es que abusar de una práctica acaba delatando siempre.