Bulocracia

El retorno de las cartas nigerianas

Con la llegada del correo electrónico, las cartas nigerianas se convirtieron hace años en los primeros intentos de estafa que se realizaban en el nuevo soporte, donde ahora se incluyen timos de todo tipo: comunicaciones falsas de los bancos, de compañías energéticas y de telefonía, de la Agencia Tributaria, de la Seguridad Social o de cualquier otra entidad solvente, que se ve suplantada y sirve así como reclamo para que piques.

Cuando surgió el email, lo que más se llevaba, además de los mensajes de presuntas mujeres rusas despampanantes que te ofrecían su desinteresado amor duradero desde tierras esteparias, eran las cartas nigerianas. Se las llamaba así porque las historietas falsas que contaban estaban inspiradas casi siempre en África. Desde allí, una bella y rica mujer, hija de algún malogrado político, te pedía tu ayuda y tus datos para regalarte una enorme cantidad de dinero que ella no podía cobrar. Aunque también te podía escribir el FBI con la misma finalidad de darte dinero, pero pidiéndotelo antes; o algún premiado en la lotería que prefería darte a ti lo que había ganado que quedárselo.

Para ello solicitaban desde tu nombre y demás datos personales hasta un número de cuenta o tarjeta bancaria donde poder volcar el dineral que se supone que te iban a regalar. Siempre justificaban algún gasto previo que debías abonar tú y, en todo caso, el objetivo era tener cuantos más datos mejor hasta llegar a alguna cuenta donde poder despellejarte. El objetivo era ese, y lo sigue siendo puesto que los timos por email no han dejado de perfeccionarse, y las cartas nigerianas vuelven a irrumpir para tratar de seguir haciendo caja a costa de los más ingenuos.

Solo de 2003 a 201o se acumularon en España 20.000 denuncias de cartas nigerianas, según datos de la Policía Nacional, que en esos siete años detuvo a más de 600 personas por esta clase de fraudes y esclareció más de 1.200 casos, además de recuperar 2,8 millones de euros estafados a personas de todo el mundo. Solo en Madrid, la Policía practicó 186 detenciones tras investigar más de 200 de estos timos. Parecía que la práctica se estaba erradicando, pero no. Nunca se fue del todo y vuelve ahora como si tal cosa.

Estas estafas juegan con los sentimientos y la pena por una en teoría desamparada persona que necesita tu ayuda o similar, pero también recuerdan un poco al timo de la estampita, porque la víctima busca hacerse con mucho dinero ajeno a costa de otros más desgraciados. Eso en la teoría, en la práctica es todo solo un timo mejor o peor orquestado.

Ningún email anónimo servirá para que recibas dinero, al contrario. En este último  te informan "oficialmente" de que varias entidades que no tienen nada que ver entre sí, desde Ford a la OMS y la ONU, te han elegido dentro de los que van a "compensar" como "víctimas de estafa/fraude" con "la suma de un millón de dólares para mejorar su nivel de vida".

Te piden tus datos y te dan el email de Charlie Lewis, un simple gmail: cl1028020@gmail.com. Pero lo mejor son las facilidades que ofrecen para darte un millón de dólares: "El pago se realiza a través de un cajero automático (tarjeta de débito) o un giro bancario internacional, usted tiene la libertad de elegir la mejor opción para usted".

Y ya se despide "atentamente" la "Sra. Alegría María. Secretario" y se añade el link a la página web "una plataforma de acción" que dice que se dedica a "lograr el fin de la pobreza extrema" y busca socios:

"Atención
Esto es para informarle oficialmente que su dirección de correo electrónico fue preseleccionada por Ford Motors Inc/GLOBAL CITIZEN IMPACT FUNDS and COVID19 Solidarity Response Fund Commission, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud a través de la configuración de las Naciones Unidas para compensar a todas las víctimas de estafa/fraude y para aquellos que perdieron sus propiedades/negocios durante la crisis.
Sin embargo, la comisión acordó compensarlo con la suma de un millón de dólares para mejorar su nivel de vida.
Por la presente, le recomendamos que envíe la siguiente información al maestro general de pagos para continuar con los procedimientos.
1. Nombre completo:

2. Domicilio:
3. Número de celular directo/personal
4. Una copia de cualquier identificación emitida por el gobierno
5. Tu ocupación
A continuación se muestra el detalle maestro-general de pagos:
NOMBRE: Sr. Charlie Lewis
CORREO ELECTRÓNICO: cl1028020@gmail.com
En vista de lo anterior, se ha destinado un millón de dólares para cada beneficiario que consta de ochenta mil personas a través de la plataforma de correo electrónico de Google donde se eligió su identificación de correo electrónico. El pago se realiza a través de un cajero automático (tarjeta de débito) o un giro bancario internacional, usted tiene la libertad de elegir la mejor opción para usted.
Atentamente,
Sra. Alegría María.
Secretario
https://www.globalcitizen.org/en/".

Esto lo envía "Mrs. Joy Maria", "Alegría María" en versión inglesa, como parte de su "Agenda de Desarrollo". Son fantásticas estas cartas porque sueltan tales burradas que de primeras se retratan. En esta dicen que le van a dar un millón de dólares a "ochenta mil personas", es decir, 80.000 millones de dólares van a repartir por "cajeros automáticos" de múltiples lugares. Con razón la "secretario" se llama "Alegría María".

Este timo aporta una dirección de email, una cualquiera sin mayor respaldo, que es tu contacto con "Charlie Lewis", el "maestro general de pagos" que ha de pagarte. Las cartas nigerianas tienen como eje fundamental que cuentan siempre con un guion peliculero sobreactuado y te remiten a alguien.

Esta carta fraudulenta une empresas importantes, organismos planetarios, víctimas de estafas y dinero que regalan una dirección de email. Suficiente para detectar de antemano que es todo falso. Eso es lo mejor de las cartas nigerianas, que algunas son auténticas películas llenas de insólitas sorpresas a cual más desgraciada, y por lo menos sonríes.