Bulocracia

Rusia también te invade si no le gusta lo que ves en Internet

Rusia continúa con su invasión de Ucrania, que iniciara a finales del pasado mes de enero y, al tiempo que trata de tomar territorio con constantes ataques, no descuida su ofensiva cibernética. Al país que dirige a su antojo Vladimir Putin se le atribuye ahora, por ejemplo, un penúltimo envite contra el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el mayor organismo científico de España. Ocurrió a mediados del pasado mes de julio, ataque que provocó que el CSIC viera paralizado el acceso a los sistemas del CSIC durante dos semanas.

Los rusos tienen muchas armas y esta es otra de ellas, también bastante potente, y no solo la emplean contra Ucrania y los países que no consideran amigos, pueden hacerlo y lo hacen contra todo el que muestre algo de empatía con los intereses ucranianos o simplemente visite sus páginas.

Uno de los grandes objetivos rusos es anular a Ucrania también en Internet. Por eso insiste en atentar contra los sitios del país al que ha invadido, con el Batallón Azov a la cabeza. Esta unidad militar de la Guardia Nacional de Ucrania bajo el control del Ministerio del Interior es especialmente odiada por Putin, que considera que está llena de nazis, y en eso no le falta razón. Solo hay que ver su símbolo y darle la vuelta y allí te aparece un logo clavado al de las SS.

No todos son nazis en Azov, pero tampoco les molestan, y después están los que aseguran que este destacamento muestra símbolos nazis solo para provocar a Moscú, como los rusos lo hacen luciendo la bandera de la Unión Soviética, donde Ucrania era una república más. La idea, en todo caso, es bastante cuestionable.

El Batallón Azov se formó como una milicia paramilitar en mayo de 2014, cuando Rusia se apropió con Crimea,​ y desde entonces ha combatido contra los separatistas prorrusos en el Dombás y ahora en el resto de las zonas de conflicto.

Pero a lo que vamos: si decides, por ejemplo, visitar la web de Azov, que incluye numerosos vídeos sobre la guerra cuando Rusia no la tiene capada, te habrás 'suscrito' sin saberlo a una ofensiva rusa que llenará tu dispositivo de patrañas y bulos 'clásicos' y no tan clásicos aleatoriamente, aunque en nombre de Azov. Entre ellos los de Correos, de los que hemos hablado otras veces, e incluso por partida doble.

Pero no solo ocurre si se visita la web de los ucranianos más radicales y odiados por Putin, te puede pasar igualmente si vas a alguna página oficial del Gobierno de Ucrania o simplemente cualquier medio de comunicación del país.

La ofensiva rusa sobre Ucrania se vive en todos los frentes y este es importante. Eso sí, desde Ucrania hasta el momento plantan cara a los ciberataques rusos y contraatacan con la misma intensidad a Rusia. En este terreno la batalla parece estar igualada y las fuerzas ucranianas se muestran especialmente sólidas.

Así que si entras sitios web ucranianos, prepárate a recibir patrañas por doquier de parte de Rusia. Eso sí, evitarlas es bastante sencillo: basta con obviarlas y, mejor, eliminarlas. Aunque si sigues entrando, te seguirán llegando.