Bulocracia

No le "donó un riñón a su suegra y luego su novia se casó con otro", pero ha logrado engañar al mundo durante nueve meses

Cientos de medios de información de toda España y de todo el mundo han publicado una noticia que asegura que un mexicano llamado Uziel Martínez le donó un riñón a su suegra y al mes le dejó su novia, o sea la madre de su pareja. La cuestión se difunde en masa desde hace unos días y resulta que es un bulo y además surge por segunda vez en nueve meses, tras ser noticia (falsa) ya a primeros de enero.

Todo atiende, según ha desvelado El Español, a una artimaña del propio Uziel Martínez, un profesor de 28 años de San Quintín, en Baja California, México. Hace más de nueve meses, el 6 de enero, lanzó un vídeo en TikTok donde decía: "Le doné un riñón a su mamá, me dejó y se casó al mes".

Así empezó todo. El vídeo tuvo más de 17 millones de visualizaciones y Martínez pasó de tener 200 seguidores a 10.000 en una horas. Y es que dar pena en las redes sociales funciona siempre.

Uziel Martínez quería ser popular y lo ha conseguido ampliamente con una patraña, aunque tiene argumentos en los que escudarse. "Ningún periodista me ha venido a preguntar en todo este tiempo. Simplemente cogieron mi foto, el testimonio del vídeo, y lo publicaron dando por hecho que era verdad", ha admitido este maestro, que con su acción tiene ahora bastante menos credibilidad que no hace mucho.

Martínez continuó "la broma" porque pensó que hacerlo sería más interesante que admitir que había mentido, y se apoyó para ello en su hermano, que le dijo, con buen criterio, que "se tiene que corroborar la información", aunque luego añadió: "Tú ya te hiciste viral (...) Ellos no te están preguntando, ¿no? Pues dales lo que quieren escuchar, invéntate la historia y cuéntasela".

Y eso hizo que Uziel mantuviera su falacia y además empezara a contestar comentarios y a subir más vídeos, cerrados ya en su mayoría porque el protagonista de esta historia dice que no quiere que "se le recuerde por esto". Tendrá difícil ahora que se olviden de él, en todo caso, otra consecuencia de ahondar en turbios asuntos inventados.

El profesor mexicano ni siquiera tiene novia y, por lo tanto, tampoco suegra, pero eso importa poco a estas alturas. Después quiso más e hizo un nuevo vídeo en el que afirmaba que "el próximo ciclo le doy clases al hijo de mi ex", que se ve que el chavalín había crecido más rápido de lo habitual y ya estaba en edad escolar.

Y su público hizo suya la cuestión, y muy en serio, y hasta le ofreció riñones para sustituir el que presuntamente había donado a su suegra: "La gente se lo tomaba muy a pecho, por eso desactivé los comentarios".

El plan de Martínez iba viento en popa hasta que, meses después, El Español le ha pillado y, al tiempo, ha liberado al maestro de continuar con su mentira, ya que ha sido el primer y hasta ahora único medio en contactarle y solo así ha desmontado la farsa: "Dejé en evidencia a los medios y aproveché el bum de seguidores".

No le falta razón a Uziel Martínez, que cuenta que persiste en su objetivo de contagiarle a los niños de zonas rurales a los que da clase su pasión por el aprendizaje. Aunque primero debería enseñarles a no mentir como él, por mucho que el asunto lo abordara casi como un experimento con la prensa.

Durante más de nueve meses, este hombre ha engañado a todo el mundo, que se ha hecho eco de su historia falsa sin cuestionarse si podía ser falsa, como finalmente se ha probado tras contactar con el artífice. Tras preguntarle personalmente, en ningún momento ha negado el engaño. Al contrario. Parece que lo esperaba pero no llegaba.