Buzón de Voz

Anatomía de otro instante (menor)

El pasaje más original de Anatomía de un instante, el exitoso libro de Javier Cercas sobre el golpe de Estado del 23-F, quizás sea el que contiene un agudo análisis psicológico de esa imagen congelada que muchos españoles guardamos en la memoria: la de Adolfo Suárez sentado en su escaño mientras todos los demás diputados (excepto Santiago Carrillo) se escondían tras los sillones en medio de una ensalada de tiros. Delante del presidente del Gobierno permanecía en pie Manuel Gutiérrez Mellado, ordenando a los guardias golpistas que abandonaran el hemiciclo mientras un teniente coronel bigotudo intentaba derribar al viejo militar sin conseguirlo.
Si uno fuera editor, le encargaría a Angel Antonio Herrera, poeta excelente que se gana el sustento en la prensa rosa, un libro sobre la imagen de portada de Público del martes pasado. Se trata de la fotografía en la que aparecen Letizia Ortiz y Carla Bruni, de espaldas, subiendo las escaleras del Palacio de la Zarzuela. Probablemente ninguna otra primera página de este joven diario había ocupado tantos minutos de televisión ni tantos comentarios radiofónicos, pese a que no era el asunto principal de la portada. La polémica suscitada se reduce fundamentalmente a si tal fotografía es o no sexista.
Vaya por delante el convencimiento de que, a medida que se cumplen años, lo único sensato en la vida es dudar de todo, así que es perfectamente posible y respetable que alguien considere sexista publicar la imagen del instante en que una periodista princesa que algún día será reina y una cantautora republicana que ya es primera dama de Francia suben juntas los peldaños del palacio que sirve de sede a la monarquía.

Sexismo y frivolidad

De entrada, lo que cabe excluir es el dolo. No había la menor intención de sexismo en la elección de la imagen. La discusión, habitual en el trabajo de un equipo de redacción, fue periodística. ¿No era demasiado frívola esa imagen como elemento informativo de una cumbre política hispano-francesa? Entenderán los lectores que la cumbre no fue organizada por este periódico, ni compró a un papparazzi una foto robada de estas respetables señoras. La primera jornada oficial del presidente Sarkozy y Carla Bruni en Madrid fue una sucesión de encuentros protocolarios ante la prensa nacional e internacional perfectamente sincronizados. Y poco más, puesto que las reuniones de alto nivel y la firma de acuerdos de contenido político y económico se concentraron en el día siguiente. Curiosamente, el lunes no hubo posados de la primera dama de la República de Francia junto a la reina de España, como correspondería por protocolo, sino que alguien decidió colocar a la princesa Letizia como equivalente de Bruni. Y la imagen más original, menos tópica y que mejor podía resumir tal despliegue de marketing quizás fuera esa. "Juego de damas"

¿Por qué? Algunos y algunas afirman que esa imagen es sexista porque "se ven dos culos". Lo cual ya es tener mucha vista. En la portada de Público han aparecido de espaldas el rey, Zapatero, Rajoy, Obama, Bush, Sarkozy... y no se ha registrado en este buzón ni en las mil tertulias televisivas y radiofónicas la menor queja por haberlos sacado "de culo". Incluso la fotografía de Juan Carlos y Adolfo Suárez de espaldas paseando por el jardín del ex presidente quedará seguramente en la historia como uno de los instantes más emotivos de esta sacrosanta democracia.
¿Es sexista publicar la foto o son sexistas quienes organizan una polvareda al fijarse exclusivamente en ese órgano de la anatomía cuando sus dueñas son señoras? Deberían hacérselo mirar, especialmente esa tropa de colegas que han proclamado su indignación feminista desde periódicos que sobreviven en parte gracias a los anuncios de prostitución. O algún afamado locutor radiofónico cuya empresa matriz debe de hacer ya más taquilla con las películas porno que con las retransmisiones deportivas.
"Lo que me parece sexista no es la foto, sino que se hable de esto y que importe más el culo que la relación hispano-francesa", ha dicho David Trueba, que algo entiende de imágenes. Quizás Cercas o Herrera sabrían abordar la anatomía de este otro instante (infinitamente menor, aunque más divertido que el del 23-F) y de su trasfondo psico-sociológico. Por cierto, así, de espaldas, ¿cuál es la princesa y cuál la republicana?