Buzón de Voz

El ‘hombre fuerte’ es Zapatero

La más inmediata y extendida lectura de la remodelación del Gobierno destaca a Alfredo Pérez Rubalcaba como "hombre fuerte" del Ejecutivo e incluso como "delfín" ante una hipotética sucesión de Zapatero. Puede que esa interpretación (sobre todo en su segunda parte) peque de precipitada, cuando además abunda a izquierda y derecha entre quienes acostumbran a despreciar las capacidades del presidente. Es cierto que el ministro del Interior gana peso político y se coloca en el centro del escenario, lugar desde el que uno puede cosechar los mayores aplausos, pero también los tomatazos. Un intérprete castizo puesto en la piel de Zapatero podría concluir: "¡Pista al artista!". La apuesta esencial del nuevo equipo es de discurso, de explicación y relato de una acción de gobierno cuyas prioridades no varían. La veteranía y habilidad dialéctica de Rubalcaba, Ramón Jáuregui o Rosa Aguilar ayudarán a explicar las medidas que adopta un equipo económico cuyos responsables salen reforzados de esta crisis.

La suma de los hechos (nombramientos y ceses) y las palabras (argumentos expresados por el jefe del Ejecutivo) permiten deducir que (al menos a día de hoy) el más seguro sucesor de Zapatero sigue siendo Zapatero. "Hoy estamos a lo que estamos y queda mucho tiempo por delante", respondió ayer cuando se le insistió en la clave sucesoria. Tanto el pacto con PNV y CC como esta remodelación sugieren que en lo que está Zapatero es en volver a ganar a Rajoy.