Buzón de Voz

A qué viene la prisa

Medio mundo contiene el aliento por la intervención militar en Libia y otro medio por los efectos de la crisis nuclear en Japón, mientras los ataques a la deuda portuguesa ponen a prueba el Pacto por el Euro. La complejidad de ese triángulo justificaría la alteración de cualquier agenda política interna, pero, a día de hoy, las fuentes más fiables aseguran que Zapatero tiene decidido anunciar el próximo 2 de abril ante el Comité Federal del PSOE que no se presentará a un tercer mandato. Los principales barones del partido consideran que ese anuncio les permitiría centrar la campaña electoral del 22-M en la gestión autonómica y municipal. Es un argumento discutible, porque el PP utilizaría la retirada de Zapatero como demostración de su fracaso político y centraría el ataque en las incógnitas abiertas sobre el liderazgo socialista y en la reclamación de elecciones anticipadas. Algunos dirigentes del PSOE, siguiendo o alentando las prisas demostradas por el mayor emporio mediático del país, aún pretenden que ese mismo Comité Federal sea escenario de la proclamación directa de Alfredo Pérez Rubalcaba como sucesor, con la excusa de que un proceso de primarias reforzaría la estrategia del PP aunque se abriera después del 22-M. Nadie imagina, sin embargo, a un Zapatero capaz de cerrar su ciclo político asumiendo de un solo trago el desgaste de la acción de Gobierno y la renuncia a la fórmula democrática de renovación interna.