Buzón de Voz

La magia del cambio

Las citas electorales recientes en Dinamarca, Alemania o Francia y los pronósticos de las encuestas en Italia o Reino Unido indican que la socialdemocracia no está en crisis. Los ciudadanos europeos no están castigando a la izquierda sino a los gobiernos que han gestionado el cataclismo económico sometidos al discurso único impuesto precisamente por quienes lo provocaron. En cada país parece repetirse una norma con cierta lógica electoral: si las recetas no funcionan, hay que cambiar de médico.

Incluso aunque el doctor alternativo no aporte recetas distintas ni demuestre un currículum mejor. La magia del cambio. Uno de los mayores problemas del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, es que tiene la obligación de suscitar confianza en el futuro mientras carga con la pesada mochila del pasado. Ofrece un Gobierno que defienda una salida social, justa y redistributiva de la crisis sin renegar de su papel en otro Gobierno que no supo o no pudo poner en valor esas ideas, al menos en el último año y medio. La Conferencia Política que hoy cierra el PSOE pretende generar ilusiones en un electorado que se mueve entre la irritación y la melancolía. Para ello, Rubalcaba intenta apellidar cada propuesta ideológica con las cifras que demuestren su posibilidad de ejecución. Compite con otras opciones de izquierda y con la presión del 15-M. Necesita demostrar que las ideas valen la pena y que los números cuadran. Lucha contra "la magia del cambio".