Buzón de Voz

‘Merkozy’ y Goldman Sachs

Observada desde la lógica del sentido común, la eurozona se define como un conjunto de países que deciden dotarse de una moneda común y de unas reglas económicas y comerciales compartidas para competir unidos en un mundo globalizado. Se supone que la argamasa de la Unión Monetaria es netamente política y democrática, de modo que sus instituciones son las que deben pilotar una hoja de ruta beneficiosa para el conjunto de los ciudadanos europeos. Siempre ha lastrado a la UE una burocracia mastodóntica que ralentiza cualquier mínimo avance en el proceso de unidad europea, sometido a los intereses del eje Berlín-París o a los palos en las ruedas de ese eterno "sí pero no" de Reino Unido. Pero nunca había sido tan visible como ahora la debilidad de sus mimbres políticos. Merkozy (apodo que las redes sociales han instalado para el dúo de dirigentes de Alemania y Francia) es incapaz de generar otra receta para salir de la anemia que esta dieta de ayuno suicida que imponen los poderes financieros. En Grecia se cede el Gobierno directamente a un exvicepresidente del BCE mientras el todopoderoso banco de inversión Goldman Sachs afirma por escrito que "un Gobierno técnico en Italia reduciría la prima de riesgo de los 570 a los 350 puntos". El llamado "espíritu europeo" está siendo sustituido por la tabla del 9. Respecto a España, a diez días de las elecciones generales, parece que Merkozy y Goldman Sachs están tranquilos. ¡Por qué será!